31.4 C
Salta
sábado, diciembre 3, 2022

Acuña, el primer campeón argentino de la pandemia mundial

Lo más leído

El volante de 31 años surgido en Vélez y con pasado en Federal A logró el segundo torneo de su carrera en la única liga del continente que no suspendió el fútbol y que decretó en cancha a un ganador.  

El futbolista argentino Luis Acuña, de 31 años, se consagró este domingo campeón del torneo Clausura de la Liga Primera de Nicaragua con su equipo el Real Estelí, que superó como visitante por 3 a 1 al Managua, en la revancha de la final (ida 1-1), para convertirse en el primer torneo que finalizó en cancha su competencia en plena pandemia de coronavirus, y Acuña, en el primer futbolista argentino campeón de la pandemia.

Se trató de un partido disputado sin público y que ni siquiera tuvo premiación para el campeón, que logró su título número 18 de su historia, los últimos tres en forma consecutiva, incluido el torneo Apertura hace un par de meses y ante el mismo rival.

Tras un primer tiempo igualado sin goles, el Estelí se adelantó por intermedio de Manuel Rosas y Brandon Ayerdis, mientras que Luis Acuña asistió a Marlon López a los 30 minutos del segundo tiempo, apenas ingresado al campo de juego desde el banco de suplentes.

“El Real Estelí es el equipo más grande de Nicaragua, el que tiene más títulos, el que siempre está jugando Concachampions (Liga de Campeones de la Concacaf). Es un privilegio vestir estos colores y estoy muy contento por pelear esta final y saber que se puede ganar, porque somos amplios favoritos”, había anticipado Acuña antes de la revancha del partido decisivo, que lo consagró campeón en la liga centroamericana.

La Liga Nicaragüense fue un caso atípico y no convencional en el fútbol mundial, ya que las autoridades futbolísticas de aquel país se resistieron a detener sus actividades, por lo que el torneo de la elite nicaragüense se convirtió en uno de los pocos torneos en el mundo -junto con los de Bielorrusia, Burundi y Tayikistán- que no frenaron en ningún momento su actividad deportiva por la pandemia del coronavirus.

“Apenas llegamos al estadio nos dan alcohol en gel. Tomamos agua en bolsitas y las tiramos al tacho de basura. Cada uno se lleva su toalla. El club nos da todas las armas para que peleemos esta pandemia, que aquí no está expandida y por eso se tomó la decisión de seguir jugando, hay un protocolo estricto de sanidad y seguridad para que se siga compitiendo”, había explicado Acuña sobre los recaudos.

El Real Estelí, de esta manera, quedará registrado como el campeón en tiempos de coronavirus en Nicaragua, donde consiguió su decimoctavo campeonato de liga.

El club donde juega Acuña acortó la distancia con el Diriangén FC, el máximo ganador en la historia del fútbol nicaragüense, con un total de 27 campeonatos, y además, consiguió su boleto a la próxima Liga Concachampions que aún no definió la fecha de su inicio.

Una historia de sacrificio

Luis Acuña, de 31 años y una dilatada trayectoria, surgió del activo semillero de Vélez Sarsfield, integrando la camada de la que también formaron parte el Churry Cristaldo, Fernando Tobio e Iván Bella. Y fue Ricardo Gareca quien le dio su primera chance en Primera. En 2009, formó parte del equipo del fortín que se consagró campeón del torneo Clausura de nuestro país.

Después, Acuña siguió su carrera en Chile, México y Guatemala (en el medio volvió al país para jugar en Crucero del Norte el Federal A y en el Deportivo Merlo del ascenso bonaerense, localidad de la que es oriundo y club del que es hincha), hasta recalar en Nicaragua.

- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Lo último