10.9 C
Salta
sábado, julio 2, 2022

Alarma entre infectólogos por la viruela del mono

Lo más leído

Sorprende la transmisión del virus entre personas en zonas no endémicas. Habitualmente, lo transmite el simio al humano en contextos selváticos.

Infectólogos salteños afirman que hay una “situación de alarma” tras la detección de casos de viruela del mono en zonas no endémicas, sobre todo, en países de Europa central.

El domingo último, en Buenos Aires, se notificó el primer caso sospechoso de una persona que podría estar infectada con este virus, luego de haber permanecido semanas atrás en España. Ahora, se espera el diagnóstico por PCR para confirmar o descartar.

El médico infectólogo, Adrián Edelcop, quien trabaja en el hospital Señor del Milagro, reconoció que en este momento hay “una situación de alarma”, por la transmisión comunitaria de viruela del mono en zonas donde esto no es habitual.

El experto mencionó que a este virus lo transmite habitualmente el simio al humano en contextos selváticos, por medio del contacto con sus secreciones. Comentó que las ardillas y otros roedores son reservorios naturales del virus; se lo transmiten al mono que, a su vez, la pasa al humano.

“Ahora hay transmisión interhumana en áreas no habituales, en personas que no viajaron ni estuvieron en contacto con monos”, señaló. Los estudiosos desconocen si esta situación se da por las prácticas humanas o porque el virus mejoró su transmisión.

El experto comentó que la transmisión de esta enfermedad entre personas no es tan efectiva como la de la viruela humana, que pertenece a la misma familia de virus. Aclaró que este virus no es de alta transmisibilidad, sino de transmisión moderada.

Síntomas y contagio

Según explicó el especialista, quien adquiere la infección tiene un período de incubación que va de los 6 a los 14 días, aunque puede llegar a los 21.

Esta enfermedad se presenta como un cuadro de gripe, con dolor de cabeza y de cuerpo y presencia de ganglios. Una vez que el paciente comenzó con fiebre, entre el primero y el quinto día, aparecen lesiones en la cara y en las palmas de manos y pies, aunque se pueden extender a otras regiones en los casos de pacientes inmunocomprometidos.

Primero, estas aparecen como manchas rojas que luego se transforman en pequeños bultos que contienen pus. Este proceso puede durar entre 2 y 3 semanas.

Luego, estas lesiones se convierten en costras y recién en este momento el paciente tiene menos posibilidad de transmitir la enfermedad.

Este virus se contagia por vía aérea cuando hay un contacto muy estrecho y se está evaluando si se también por la vía sexual.

La persona que contrae la infección tiene un período de incubación de la enfermedad que va de los 6 a los 14 días, aunque puede llegar a los 21.

Se puede transmitir por trasplante de órganos, transfusión de sangre y no se sabe si también a través de materia fecal. El contagio se da, sobre todo, por vía respiratoria y fluidos corporales.

Los cuadros se pueden complicar con afectación ocular, en la córnea y en la vista. La enfermedad puede afectar la parte respiratoria y la piel dañada se puede sobreinfectar con bacterias. En menor medida, puede generar encefalitis.

En relación con la mortalidad, se sabe por antecedentes que esta variante de virus que circula en este momento en Occidente es menos letal que la que está en el centro de África. La mortalidad es de alrededor del 1%.

Medidas de cuidado

Si una persona estuvo en contacto con un enfermo debe permanecer durante 21 días en seguimiento clínico epidemiológico. Si aparecen síntomas, debe consultar al médico y, eventualmente, aislarse. Puede hacer una vida casi normal, aunque debe usar barbijo.

La persona enferma tiene que aislarse y evitar contactos sexuales y otros contactos estrechos, ya que se pueden contaminar las sábanas, toallas, cubiertos y platos. La ropa se debe lavar a 60 grados con detergente común para erradicar el virus.

Además, se aconseja ventilar ambientes, hacer un buen lavado de manos y permanecer en la casa con barbijo y en una habitación separada del resto.

¿Hay tratamientos o vacunas? 

Cuando una persona está enferma, se hace tratamiento para bajar la fiebre, hidratar y curar las lesiones. No en todos los casos hace falta internación. 
Existen tratamientos específicos, pero no son accesibles. 
La antigua vacuna con la que se logró erradicar la viruela humana brinda efecto protector contra la viruela del mono. Edelcop comentó que, ante una eventual necesidad, se la podría recuperar. Hay otra vacuna que es experimental y que tendría efectividad clínica.

- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Lo último