35.3 C
Salta
miércoles, diciembre 7, 2022

Algunos bonistas aceptaron el canje

Lo más leído

Según Guzmán, las negociaciones siguen, a dos días de que venza el plazo.

En plena negociación con los acreedores privados para reestructurar una deuda por US$66.500 millones emitida bajo ley extranjera, el ministro de Economía, Martín Guzmán, defendió la propuesta oficializada el 20 de abril a los bonistas y remarcó la necesidad de que la deuda sea sostenible y de que lo ofrecido es lo que la Argentina puede pagar.

Lo hizo en el marco del seminario “Argentina: entre el COVID-19 y la crisis de deuda soberana”, organizado por el Instituto de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Columbia, del que también participó Jeffrey Sachs, profesor y director del Centro de Desarrollo Sustentable de esta universidad, y Martín Uribe, docente de Economía de la institución.

Guzmán era colega de ambos hasta el año pasado. La conversación fue moderada por Victoria Murillo, directora del instituto organizador.

En su presentación, afirmó que algunos acreedores ya ingresaron al canje, otros siguen negociando y subrayó que el cierre llegará pronto, sin dar señales de una posible extensión.

“No ha sido fácil la negociación. Estamos enfatizando el principio de flexibilidad. Algunos aceptaron y con otros estamos tratando de llegar a un acuerdo”, dijo Guzmán, y luego aclaró que están abiertos a escuchar propuestas por parte de los acreedores, pero que sean realistas y sustentables.

El ministro remarcó que hay múltiples combinaciones para hacer y que el Gobierno eligió la oferta que, según él, mejor se adecuaba a los deseos de los bonistas y a la capacidad de pago del país, pero “puede haber otras”. “Si escuchamos una oferta que nos satisface, la tomaremos en cuenta”, enfatizó.

El Gobierno ya había dejado abierta esta posibilidad el lunes, cuando emitió un escueto comunicado planteando que estaba abierto a recibir propuestas de los acreedores con “sentido común”.

De esta manera, y lo blanqueó ayer con otro texto difundido, cuestionó la oferta presentada por el fondo Blackrock, que consideró “poco realista”.

Al ser consultado, al momento de las preguntas, sobre el período de gracia de tres años que contiene la propuesta argentina, Guzmán reconoció que ha sido el tema más controvertido durante las negociaciones con los bonistas y admitió que el Fondo Monetario Internacional (FMI) había sugerido otorgar un período de gracia de cinco años. Incluso, reconoció que la idea inicial era no pagar por cuatro años y luego ese plazo fue reducido a tres.

- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Lo último