11.3 C
Salta
martes, octubre 26, 2021

Cayeron un 50 por ciento las ventas en panaderías en Salta

Lo más leído

Con los bares cerrados y el consumo en caída, el sector está en crisis.

“Nuestras ventas cayeron un 50 por ciento de promedio”, dijo el presidente de la Cámara de Panaderos de Salta, Daniel Romano.

Para los pequeños empresarios panaderos, que vienen resistiendo desde hace más de cuatro años una mala situación económica, el aislamiento social por la pandemia de coronavirus viene a ser un capítulo definitivo tras un proceso de deterioro del rubro en la provincia.

“En las panaderías del centro, las que están dentro del vallado perdieron entre un 80 y 100 por ciento de las ventas. Las de los barrios ganaron algunas. Por eso el promedio, pero en algunas la cuarentena fue frutilla de la torta”, dijo Romano.

En el desgranamiento de la información, son varios los factores que contribuyeron, además de la cuarentena, a una baja significativa en las ventas de las panaderías.

Una de las causas es el crecimiento de la venta irregular de productos en los barrios. “Hasta en las redes sociales vendían panes”, dijo Romano.

El parate de toda actividad hizo que muchos trabajadores de la economía popular se dediquen a hacer tortas, masitas de todo tipo, bollos y tortillas para salir a vender mientras dura la pandemia.

La otra gran variable que incidió fue el tiempo libre de muchas familias, que se convirtió en un terreno fértil para el desarrollo de productos del rubro que antes se compraban en las panaderías. Tortas, panes y postres se comenzaron a realizar en las cocinas familiares como una forma de aprovechar el tiempo de ocio durante el aislamiento social, preventivo y obligatorio.

La otra gran variable fue que el aislamiento dejó sin actividad a los bares, restaurantes y hoteles, a los que las panaderías abastecían con sus facturas, medialunas, tortillas y masitas, especialmente en el centro. Este tipo de productos, además, están entre los que dejan más margen de ganancia.

Todos estos factores atentaron contra el sector y hubo una enorme retracción en el consumo.

Sin embargo, aseguran que las ventas de harina se sostuvieron por la demanda hogareña y este insumo básico para el rubro siguió aumentando para complicar más la ecuación.

“Todos los insumos nos siguieron aumentando sin parar el ritmo. Desde diciembre a la fecha los huevos se encarecieron un cien por ciento y lo mismo pasó con el azúcar y las harinas un 10 por ciento. Nosotros pensamos que se iban a contraer los aumentos, pero todos los insumos siguen subiendo y nosotros mantenemos los precios desde octubre de 2019. Solo las especialidades aumentaron un poco en febrero último. Con los mismos precios, con los insumos subiendo y con el consumo bajando es muy difícil seguir sin asistencia. Nosotros queremos que el Gobierno nacional y provincial nos brinde una ayuda para poder salir de esta situación que es crítica”, explicó Romano.

“Lo que todos debemos entender es que las pymes son el motor de toda economía y lo más preocupante es lo que sucederá a la salida de la cuarentena. Y los gobiernos deben entender que acá hay que salvar a los trabajadores y para eso se deben asistir a las pequeñas empresas”, concluyó el refe rente de los panaderos.

Sobre las salidas para el futuro

Ya son varios los sectores que analizan cómo saldrán de la crisis cuando termine la cuarentena. La situación económica que se generó no tiene precedentes y para muchos puede ser causante del cierre definitivo. Los panaderos tienen una mirada particular de las soluciones a corto plazo.
Así como el Gobierno nacional, y los provinciales, propusieron a sus acreedores una quita en las deudas, los comerciantes agrupados en la Cámara de Panaderos comenzaron a estudiar también el pedido de una quita en sus deudas. Por ahora es solo una idea, no se habla de porcentajes, pero no deja de ser un posible camino para salvar a los comercios.
“En la refinanciación y en la negociación que se deberá realizar para cuando termine la cuarentena deberá haber algo diferente a los subsidios que ahora está ofreciendo el Gobierno nacional; deberá haber una quita”, dijo Daniel Romano.
El gran desafío es que la mayoría de esa deuda se compone de impuestos, pero también de servicios que están en manos privadas, como el gas y la energía eléctrica. Desde el sector plantean que deberían tener consideración, luego de “un 4 mil por ciento de incremento en las boletas de servicios” y épocas de ganancias.

- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Lo último