16.7 C
Salta
sábado, septiembre 25, 2021

Comerciantes de la calle Pellegrini piden que dejen circular automóviles

Lo más leído

No se deja que la gente llegue a los negocios y no se vende nada.

Muchas actividades productivas están atravesando un complejo escenario en la provincia. La situación de quebranto que provocó la cuarentena para evitar contagios masivos de COVID-19 está poniendo en jaque al empresariado local.

Poco a poco se van flexibilizando algunas actividades pero en todas, la atención al público o las ventas se ven disminuidas. Los que pueden abrir sus puertas tienen que respetar las estrictas normas de distancia social, lo que genera una merma en la cantidad de clientes que pueden ingresar a un local comercial.

Pero a esa situación, que ya es de por si compleja, se suman inconvenientes por la aplicación de una norma como es cortar el tránsito. La triste postal que se vivió el 3 de abril, cuando miles de jubilados salieron a la calle para poder cobrar sus jubilaciones, dejó un sabor amargo y puso en alerta a las autoridades.

Por ese motivo, se decidió reforzar los controles, especialmente en los bancos de la ciudad. Esa situación perjudicó a un grupo de empresarios ubicados en la calle Pellegrini. Ellos afirman que el retén que dispuso la policía para controlar el ingreso de personas al banco ubicado en calle San Juan, impide el ingreso en auto a las personas que van a sus negocios.

El corte que se realiza en Pellegrini y La Rioja está afectando a toda la circulación en esa calle y las ventas en los comercios de esa zona, de actividades exceptuadas que pueden abrir sus puertas. Esto pone en peligro no solo la subsistencia del negocio, sino la fuente de trabajo de los salteños que prenstan servicio allí.

“Pellegrini y Rioja, a dos cuadras del banco, está minado de policías”, afirmó un empresario de la zona. Carlos Vélez, dueño de una de las buloneras más importantes de la ciudad, expresó que el problema más grande se produce sobre calle Pellegrini, donde se genera un gran embotellamiento.

“Estamos a dos semanas del descontrol de ese viernes fatídico, eso ya terminó y ahora están todos ordenados. Entonces, ¿por qué todavía seguimos con las calles cortadas? La policía solo deja pasar a los ómnibus, no pueden pasar los taxis y están todos enloquecidos”, expresó el empresario.

Los comerciantes de la zona explicaron a diario El Tribuno que durante el horario de atención del banco, se produce el corte, donde el control policial es estricto. Esa franja horaria coincide con el tiempo en que los locales comerciales abren sus puertas para la atención al público. “Ahora está todo abierto, pero durante las horas que nosotros tenemos que trabajar está todo cerrado”, añadió Carlos Vélez.

Esto genera un problema a los comerciantes que por ahora subsisten con las pequeñas ventas que pueden realizar ya que los grandes clientes, que por lo generar van en autos o camioneta no pueden ingresar.

“Escuchando algunos programas televisivos que hablan de que el Presidente lo único que mira hoy es el problema sanitario ¿y el problema económico? ¿De qué nos vamos a morir? De coronavirus o de hambre. ¿Qué hago con el personal? Aparte de los graves problemas que tenemos con el coronavirus, tenemos que agregarle temas como estos”, afirmó Vélez.

Durante la mañana de ayer, se reunieron alrededor de 15 empresarios para pedir que dejen pasar a los clientes para que esas ventas ayuden para mantener las fuentes de trabajo. “Nosotros tenemos los permisos para trabajar y tenemos la playa de estacionamiento, no entiendo por qué no dejan pasar”, afirmó el empresario.

Expresan que la policía corta la calle en el único horario en que pueden vender. Por eso piden terminar con “estas cosas que no tienen sentido o van a terminar con gente en la calle”.

Los comerciantes de la zona se quejan y no entienden por qué siguen con ese problema hasta el día de hoy y esperan alguna solución por parte de las autoridades.

“El problema son los clientes. ¿Quién viene a comprar a nuestros negocios? El que puede pasar a pie y ¿qué compra? Un tornillo con un taco fisher. Pero el que viene del campo, el que viene de las metalúrgicas, el que viene en vehículos para poder comprar un volumen mayor no lo dejan pasar”, explicó el empresario.

Los comerciantes de la zona necesitan una solución para este tema. Afirmaron que no les molesta que pongan una valla en la mitad de la calle, pero piden que el tránsito se libere. “Que ellos sigan controlando a los infractores, a los que van sin barbijo, eso está perfecto. Nosotros no estamos en desacuerdo con eso, pero no pueden cerrar toda la calle para que no pase nadie”, expresó.

Puertas abiertas

Nicolás Kripper, secretario de Protección Ciudadana, consultado por este medio afirmó que locales comerciales como ferreterías pueden estar abiertos y con venta al público.

“Lo que tienen que hacer es cuidar de que se respeten las distancias mínimas de dos metros entre cada uno de los clientes y tener la menor cantidad posible de empleados en atención y respetar el principio de aislamiento y de distancia social”, comentó. Explicó que en otros casos, como por ejemplo los restaurantes, la norma dice que pueden vender, pero no pueden hacer atención al público, sino que debe ser un servicio a domicilio a través de delivery .

Las ventas, en baja

Las ventas en los comercios minoristas se derrumbaron casi un 49% en marzo, afectadas por las medidas tomadas para mitigar el avance del coronavirus que limitaron a tan solo 19 los días de actividad plena en los locales físicos y bajo modalidad on line, según un relevamiento de CAME. En base a las proyecciones realizadas por la entidad pyme, “por cada día de aislamiento preventivo en marzo, el comercio minorista perdió ventas por $10.360 millones”.
En este marco, solo el 24% de los negocios pudo cubrir la totalidad de sus cheques y el 74% de las pymes cree que una vez finalizada la cuarentena tardarán más de cinco meses en volver a la normalidad.

- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Lo último