2.3 C
Salta
lunes, junio 27, 2022

¿Cómo afectará el choque de los “cisnes negros” a la reestructuración de la deuda argentina?

Lo más leído

Especialistas consultados por Ámbito opinaron que la turbulencia global es una mala noticia para el Gobierno.

Los efectos de la turbulencia financiera no son buenas noticias para la Argentina en medio del proceso de reestructuración de la deuda con los bonistas privados. Así al menos lo consideran varios analistas consultados por Ámbito, quiénes ven en el choque de dos “cisnes negros” – el brote del coronavirus y la guerra de precios del petróleo- un panorama que ensombrece el futuro cercano.

El analista financiero Christian Buteler explicó que “el coronavirus va a tener un impacto en la economía real”, pero consideró que “hay que tener en cuenta que esto arrancó con bolsas en niveles máximos”.

“Esto complica la reestructuración: por más que hagas una buena oferta, si nadie quiere tus bonos, seguramente la oferta no va a tomarla nadie” , dijo Buteler y advirtió que “la baja de los bonos tienta a los fondos buitre a entrar”. Además, dijo que “una caída a nivel mundial la Argentina lo siente en las commodities y por ende en la recaudación”. “Es una mala suerte que este tema sanitario salga justo ahora”, añadió.

Por su parte, el economista Esteban Domecq -director de Invecq- analizó: “Ayer vivimos una colisión de dos cisnes negros: uno que venía avanzando lentamente en las últimas semanas, el coronavirus; y otro que emergió súbita e inesperadamente, el conflicto por el petróleo entre Rusia y Arabia Saudita (…) El colapso del crudo tras el fracaso del acuerdo generó una situación de pánico y los mercados sobre reaccionaron agudizando caída de los precios de las acciones y bonos que ya venían mostrando en las jornadas previas, en el marco de un proceso de búsqueda generalizada de refugio, lo que se reflejó en una de las peores jornadas de toda la historia. La destrucción de valor ha sido enorme e incalculable”.

Asimismo, continuó: “En este contexto, los capitales se movieron hacia metales preciosos (oro), monedas duras (yen, libra, euro y franco suizo) y bonos libres de riesgo (EEUU y Europa) en búsqueda de protección. El correlato de este movimiento es devaluaciones generalizadas de monedas emergentes, caída estrepitosa de índices bursátiles y bonos, y salto del riesgo país”.

“Estamos ante un escenario de tensión y desaceleración económica, con volatilidad y mayor aversión al riesgo en los mercados, y mucha incertidumbre por el avance del coronavirus en las últimas jornadas. Este nuevo escenario claramente complicará el escenario para la economía argentina por dos vías: un contexto menos favorable para encarar el proceso reestructuración de la deuda y una menor actividad global con menores precios de commodities hará más difícil encontrar la fase de recuperación”, concluyó.

Por su parte, el analista de mercados Santiago Llull , conocido en redes sociales como #Ellobobuenodelacity, indicó que la reestructuración de la deuda “ya era difícil” pero ahora “con la destrucción del precio del petróleo se complica la llegada de inversores sobre todo porque el principal activo del país era Vaca Muerta”. A esto se suma la crisis por el coronavirus.

Para Llull, éste es el quid de la cuestión. “En ese contexto, la negociación de deuda será muy difícil para la Argentina; se tiene que hacer una propuesta superadora porque si el país trata de imponerse entrará en un default” , dijo.

El especialista indicó que “la caída de bonos no benefició al país, aunque sí es cierto que los papeles valen poco hoy y puede recomprar parte de esta deuda en el mercado” pero, resaltó, “lo que Argentina necesita son inversores, los cuales no suelen entrar a países con deuda, casos de coronavirus y problemas con el tipo de cambio y las tasas”.

Reiteró: “Es muy difícil reestructurar una deuda y además los intento que ya hizo el gobierno para títulos de corto plazo no fueron superadores. El mercado está esperando una negociación de la deuda con una quita importante como para salir adelante. La otra posibilidad, es una megadevaluación”.

“Confío en que Argentina tiene que hacer una buena reestructuración de la deuda para conformar un nuevo país, confiable para que regresen los inversores. Ese es el primer paso”, concluyó.

Rafael Di Giorno, director de Proficio Investment, evaluó que la reacción del lunes de los mercados “fue totalmente exacerbada”, dado que este martes muestran una recuperación. En ese sentido, señaló que los mensajes del presidente de EEUU, Donald Trump, quien prometió estímulos para impulsar la economía, ayudaron a mejorar el clima, mientras que “la amenaza de Arabia Saudita de inundar el mercado con petróleo parece no creíble”.

Por su parte, Alejandro Bianchi , fundador de Asesor de Inversiones, consideró que los mercados en los países desarrollados, sobre todo en Estados Unidos, estaba muy arriba y el coronavirus les sirvió de excusa para recortar” al tiempo que añadió: “Las reacciones en algunos países como Italia, que cerró sus fronteras, generará un efecto de shock en esas economías”.

El experto dijo, en este sentido, que la recomendación es “entrar” a algunos activos porque “hoy se puede comprar a valores de 2017”.

Sobre la situación del petróleo, Bianchi comentó que “toda esta crisis sanitaria repercutirá en un menor crecimiento económico y una caída consumo de crudo, esto último se produce cuando Arabia Saudita está optando por mantener y/o incrementar su oferta, con la consecuente caída de precios a nivel mundial”.

Respecto a la deuda local, el analista consideró que “si bien es cierto que los inversores estén un poco ‘menos dulces’ para aceptar una oferta demasiado agresiva de la Argentina, pero lo importante es si la propuesta es lógica o no en relación a la capacidad de pago y la sostenibilidad en el tiempo. Ése es el punto de aceptación”.

Tras la peor rueda desde la crisis de 2008, las bolsas y activos internacionales experimentaban un parcial rebote este martes. Wall Street repunta hasta 2% y el petróleo escala 8%.

Pero la deuda argentina hoy no responde como debería por su beta (sensibilidad a variaciones del mercado). Los bonos avanzan tímidamente en torno a 1% en el exterior, mientras que los títulos emergentes en dólares suben 3% y los denominados en moneda local, 2,6%.

Nery Persichini , jefe de Estrategia de GMA Capital, afirmó que “el panorama internacional, signado por el shock del coronavirus y del petróleo, no configura un clima propicio para llevar adelante una negociación de la envergadura como la de Argentina”. “Si bien las tasas de los activos libres de riesgo están en mínimos históricos, esta situación se vincula con el salto en la aversión al riesgo y el vuelo hacia activos de refugio. La búsqueda de alternativas de riesgo no figura en el menú inversor por estos días, más bien lo contrario”, opinó.

“Una prórroga no luce como un escenario descabellado a la luz de los acontecimientos internacionales y de la urgencia autoimpuesta por el gobierno. Los vencimientos más acuciantes durante 2020 son mayormente de deuda ley local (especialmente en pesos en el primer semestre), no en dólares de deuda de legislación extranjera. Ante una propuesta apresurada y agresiva, los tenedores de bonos tendrían incentivos a esperar y, eventualmente, litigar”, sostuvo.

Por último, Leonardo Chialva , socio director de Delphos Investment, consideró que “esto hay que dejarlo correr”. “La historia indicaría que lo del coronavirus debería pasar, se asemeja a un evento climático. El tema del petróleo pone a muchos nerviosos, por su potencial impacto en el mundo financiero”, analizó.

Chialva evaluó que la caída del precio del petróleo “puede ser un shock de crecimiento económico porque es sacarle impuestos a la gente y puede consumir más”. “Una vez que baje la espuma va a quedar una economía global que va a tener una muy mala primera mitad y una recuperación de corta”, dijo. Y añadió: “Cuando todo vuelva a la normalidad nos vamos a encontrar con un mundo con más estímulos fiscales, con tasas más bajas”.

Sobre el proceso de renegociación de la deuda, expresó que “el Gobierno debería replantearse los tiempos, resolver la deuda con el contexto actual es mucho más complejo”. “La reestructuración argentina ahora tiene competencia, porque hay otras alternativas de inversión” , remató.

- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Lo último