25.3 C
Salta
viernes, diciembre 9, 2022

Crédito: todo el aumento de la oferta se lo llevó el sector público

Lo más leído

Las fuertes compras de divisas del BCRA tuvieron un impacto monetario significativo en términos del potencial de financiamiento. Sin embargo, muy poco llegó a manos de los privados.

El programa dólar soja tuvo varios correlatos monetarios, pero quizás, junto con el fuerte crecimiento de los depósitos fue el impacto amarrete sobre el crédito bancario al sector privado lo más elocuente. ¿Por qué? Con datos al día 29, en los últimos treinta días el total de depósitos del sistema creció más de $1,6 billones. Sin embargo, el stock de préstamos privados apenas aumentó $150.000 millones.

La caída del crédito privado es muy relevante porque no solo es un buen proxy del nivel de actividad sino que es precisamente uno de los determinantes del mismo, ya que gran parte de las transacciones de la economía se financian vía el sistema bancario. Además, las perspectivas, por lo menos de corto plazo, no son halagüeñas ya que los analistas proyectan un escenario de caída de la actividad para lo que resta del año, afectando la así la dinámica de los créditos. A esto se suma que el Banco Central (BCRA) a cargo de Miguel Pesce, ya construyó un horizonte de tasas de interés más altas y se descuenta que debería seguir ajustando lo cual que terminará por deprimir aún más la demanda crediticia del sector privado. Por lo tanto, no sería sorpresa que con este panorama el nivel de morosidad también se eleve.

Lo que ocurre es que a pesar que la base monetaria se muestra aparentemente contenida, toda la emisión del BCRA está yendo a parar directamente de vuelta al ente monetario bajo la figura de los pasivos remunerados, Pases y Leliq. Es decir, todos los pesos que el BCRA emitió para comprar los dólares sojeros alimentaron los diversos tipos de depósitos del sistema, lo que incrementó la capacidad prestable de los bancos, quienes, en lugar de nutrir la oferta crediticia para el sector privado la canalizaron en deuda del BCRA y del Tesoro (fenómeno que se conoce como crowding out). A continuación los datos más relevantes que dejó septiembre:
Es insoslayable que se profundizó la tendencia que se viene observando a lo largo del 2022 en cuanto a la caída de los préstamos en pesos, de aproximadamente más de un 4% mensual en términos reales contra casi 2% de agosto. Además en términos anuales han caído luego de 5 meses consecutivos de crecimiento.

Los préstamos a las empresas volvieron a caer por tercer mes consecutivo casi un 7% mensual real principalmente por una caída en los Adelantos en cuenta corriente (-11% mensual real).Los créditos orientados al consumo encadenaron su tercer mes de caída, con un retroceso mensual de más del 2,5% real. Al respecto, tanto en los préstamos Personales como en los financiamientos a las tarjetas de crédito las caídas fueron de 3,5% y de más del 2% mensual real, respectivamente).

Por su parte, los préstamos con garantía real intensificaron la caída, con un 2,5% mensual real. Ninguno fue la excepción, ya que tanto los créditos hipotecarios como los prendarios acusaron caídas mensuales reales del 4% y 1% respectivamente.

En el acumulado del año los créditos caen más del 13% real.

fuente: Ambito

- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Lo último