Diego Santilli: “Desearía que Horacio Rodríguez Larreta se tome una pausa”

“Me lo imagino como Bachelet, que reflexionó, fue a estudiar afuera y después volvió”, expresó el diputado nacional de Juntos por el Cambio.

iego Santilli, diputado nacional por la Provincia, sostuvo que el tono elevado de la interna perjudicó electoralmente a Juntos por el Cambio. “Hay que poder parar la pelota y entender que ahora hay que acompañar a Patricia Bullrich”, afirmó en Modo Fontevecchia, por Net TVRadio Perfil (AM 1190) y Radio Amadeus (FM 91.1).

Esta mañana hablábamos con quien lleva adelante el observatorio político de la Universidad de San Andrés sobre la paradoja que se da en Juntos por el Cambio, que quien era la mejor candidata para ganar las internas, Patricia Bullrich, no parece ser la mejor candidata para las elecciones generales.

Al mismo tiempo, pareciera ser la mejor para ganar el balotaje en lugar de Sergio Massa. Una especie de “dilema de escalones”, que podría indicar que no es el momento de Juntos por el Cambio. ¿Cuál es tu reflexión?

Yo partiría señalando que la primaria, frente a nuestro electorado, se vio como una discusión subida de tono. Ese tono elevado resultó siendo como una pelea, y esa pelea nos restó votos.

Eso requiere una cicatrización rápida de la primaria. Si miramos Estados Unidos, por lo general las internas demócratas o de los republicanos, son picantes, pero al otro día están todos trabajando en conjunto. Eso, en Argentina, todavía no es un ejercicio tan claro.

Yo intenté lo de la primera semana, empecé a recorrer, me puse en agenda cinco distritos para apoyar a Patricia Bullrich y a Néstor Grindetti y, sobre todo, a muchos intendentes jóvenes que han logrado romper feudos de muchos años.

Por ejemplo, así como Poggi en San Luis logró ganarle al feudo de los Rodríguez Saá, en Ituzaingó sucedió lo mismo, como también empiezan a pasar cosas en Morón. Aparece, en algunos distritos, la posibilidad de ganarle a la historia del peronismo-kirchnerismo.

La segunda reflexión es que está todo abierto. Es una elección de tercios, lo que hace que cualquiera que saque uno o dos puntos más o uno o dos puntos menos, pueda definir entrar o no al balotaje.

A mí me cuesta mucho ver que un gobierno que acumula 621% de inflación, con los niveles de pobreza que hay en nuestro país, 18 o 20 millones de argentinos, pueda entrar en un balotaje, más allá de lo que digan las encuestas hoy.

Por otro lado, siento que Patricia y todo el equipo empiezan a encontrar el camino. Quizás le fue más fácil en la primaria, donde hubo un adversario claro, un posicionamiento y una visión más clara, que el posicionamiento ahora, teniendo a alguien de la oposición que terminó primero.

Tenés que competir con Milei, que quizás, en una primera instancia, ganó “la cuerda” del cambio, y vos estabas acostumbrado a competir con el kirchnerismo.

Es un cambio de dirección donde la campaña empieza a entrar en su último 25 días, donde la sociedad también empieza a tener más escucha sobre la política, porque también hay mucha desazón con la política, que no ha resuelto, en estas cuatro décadas de democracia, los problemas estructurales de nuestro país.

Ahí está la clave. Pero yo siento que se empieza a encaminar y que, claramente, Patricia Bullrich va a estar en el balotaje.

Cuando uno mira los análisis de las encuestas, y encuentra que hay solamente un máximo de 4 puntos entre el segundo y el tercero, y ve cuántos votos va a sacar el peronismo cordobés de Schiaretti, si estos votos se sumarán a Juntos por el Cambio, no habría ninguna duda de que Juntos por el Cambio entraría al balotaje.

¿Fue un error que no prosperara la alianza con Schiaretti como proponía Horacio Rodríguez Larreta antes de las PASO?

Bueno, con el diario de hoy, por ahí es más visible.

Lo que está claro es que no podías tener esa situación en la mitad del camino. Era antes o después. Antes de los cierres electorales, la búsqueda de un camino para ampliar la propia coalición, o posterior a la campaña. Nunca a la mitad del camino. Eso generó una controversia, al plantearse en el medio de la elección.

Evidentemente, ahí hay un caudal de votos, que es un caudal muy importante para el PRO, donde nunca bajó de los 60 puntos, incluso a veces por encima de la Ciudad de Buenos Aires, que es el distrito originario, y que hoy no estaría acompañando a Juntos por el Cambio y se divide a la mitad. Es decir, ese 72% de la población que votó contra el kirchnerismo lo tenés dividido.

Yo siento que puede haber una elección donde el balotaje lo terminan disputando dos fuerzas opositoras, lo que sería un cambio sustancial para la República Argentina.

Nuria Am (NA)¿Ven posibilidades de alianza a futuro con alguna otra fuerza por fuera de JxC?

La responsabilidad que tenemos los que formamos parte de Juntos es sostener Juntos por el Cambio en cualquier escenario. 

Creo que la política argentina necesita que nos centraremos en discutir siete temas estructurales que nos hagan generar una política de Estado hacia adelante.

Por ejemplo, la independencia del Banco Central para terminar con la emisión desmedida. Si lo hacen otros países de Llatinoamérica, ¿por qué no lo hace la Argentina? Eso cuestiona la tentación de los presidentes de poder echar manos a los pesos del Banco Central.

Otro ejemplo, tener un presupuesto de déficit cero, para terminar con este flagelo y, combinado a la independencia del Banco Central, empezar a bajar los niveles de inflación.

La clave de cualquier empresa es poder exportar, si exporta, genera divisas, y puede importar para producir, y terminamos con los faltantes de dólares.

En los temas penales, tenemos que terminar con el hecho de que un hombre que va por la calle con un revólver y roba, luego sale. Un delincuente que roba y lo agarran debe seguir preso. Si no, después terminamos lamentando el fallecimiento de una persona.

Si esas cosas básicas se ponen arriba de la mesa, cualquier partido de oposición o el oficialismo, estaríamos discutiendo lo importante. Ese es el error, para mí, de Juntos por el Cambio.

Claudio Mardones (CM)Néstor Grindetti y usted fueron ministros en el Gobierno porteño. A la luz de lo que ha sucedido en la provincia de Buenos Aires, ¿qué influyó para que no hubiera una lista de unidad de Juntos por el Cambio en el distrito?

Un colega tuyo me preguntó antes de los cierres y me gustaría que hubiera una lista unificada, y le contesté que “por supuesto”.

Tuvo que ver con esta competencia, en la que se iban a discutir nuevos liderazgos, ese era el objetivo central, en un espacio en el que el creador y conductor, Mauricio Macri, ya no competía. Esa lucha por el liderazgo terminó siendo una arritmia que le generó mucho daño a nuestro espacio.

Entonces, ese espacio lo ocupó otra fuerza opositora que se quedó con el espacio del cambio, para mí, momentáneamente.

Yo creo que el único cambio serio que puede tener la Argentina hoy es el que lidera Patricia Bullrich. Porque tiene equipo, experiencia, 11 gobernadores, porque va a tener casi 110 diputados y la capacidad que no se pudo tener en el 2015. Es decir, un Congreso que le pueda sancionar leyes y gobernadores que acompañen las medidas.

En 2015 tuvimos solamente cinco gobernadores, uno de cada tres diputados y uno de cada cinco senadores, hoy Juntos por el Cambio puede llegar a tener once diputados, y es por lo que estamos trabajando.

Uno no se puede quejar, porque sabía que iba a subir con eso, pero hoy, con la experiencia acumulada y la visión hacia adelante, tenés la posibilidad de llevar adelante las transformaciones.

Alejandro Gomel (AG)Hablaste de cómo la interna dañó al espacio, ¿creés que la disputa está saldada? Se lo escuchó a Macri criticar a los radicales. Morales fue duro también con Mauricio Macri. ¿Puede haber algo que no esté saldado y que complique la unidad a futuro?

No creo que complique la unidad a futuro, pero cada uno de los dirigentes también defiende y responde a su propio partido.

En Juntos por el Cambio tenés un partido centenario como el radicalismo, la Coalición Cívica, un partido de ideas y valores, y el PRO, que si bien es un partido joven, ya lleva 20 años. Ese choque de ideas sucede y es bueno que suceda.

Pero yo vengo a proponer que estamos en una campaña, y Juntos por el Cambio está unido, y hay que preservar la unidad en la diversidad, no tenemos por qué pensar todos iguales en todo.

La diversidad enriquece un espacio político, pero tenemos que evitar ese tipo de discusiones y poner el foco hoy en ganar la elección de Entre Ríos, Provincia de Buenos Aires y la Ciudad de Buenos Aires, para completar los 11 distritos que te mencionaba.

La provincia de Buenos Aires es del 40% del PBI, el 38% de la población, el 60% de la producción industrial, el 40% de cabezas de ganado, 70% de la industria automotriz y alimenticia, y el principal puerto de exportación. Necesitamos ganar la Provincia de Buenos Aires para poder hacer una transformación profunda.

¿Cuál creés que es el futuro de Larreta en la política argentina? ¿Te lo imaginás volviendo a ser candidato a presidente de acá a cuatro años? ¿Cómo creés que va a evolucionar su carrera?

Primero te respondo desde el deseo. Desearía que Larreta se tome una pausa, que no acelere, que piense, que reflexione.

Me lo imagino como Bachelet, que reflexionó, fue a estudiar afuera y después volvió.

Segundo, para mí es uno de los mejores gestionadores que tiene la Argentina. Un hombre que sabe administrar, que ha cambiado las lógicas, que le está dejando al próximo jefe de gobierno entre 400 y 500 millones de dólares en recursos, que desendeudó la Ciudad, le dio estructura, educación de calidad, acceso a la salud, renovó la policía, aunque, por supuesto siempre falta más.

El otro día Jorge Macri decía que quería hacer el viaducto del Sarmiento, es una de las propuestas que tenía Horacio. Obviamente, si hubiera tenido la posibilidad de seguir gobernando, lo hubiera hecho, pero la Constitución es clara.

Como amigo le deseo que pare la pelota, porque es un tipo brillante, y Argentina no se puede perder las capacidades de él a la hora de gestionar y de transformar los lugares donde le tocó laburar.

Del otro lado, ocupando el lugar que él sienta que quiera ocupar. Pero hay que poder parar la pelota y entender que ahora hay que acompañar a Patricia Bullrich, a Rogelio Frigerio, a nuestros candidatos, y después buscar desde dónde hacer el aporte, con toda la humildad y el esfuerzo, como siempre se ha hecho.

Fuente: Perfil

COMENTAR

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí