31.4 C
Salta
sábado, diciembre 3, 2022

Diputados podrá hacer sesiones por internet

Lo más leído

En un debate crispado, la Cámara Baja modificó su reglamento.

Los diputados seguirán sesionando de manera presencial en el recinto y a partir de ahora también se habilitó el modo no presencial por la pandemia de coronavirus. De esta manera, dejaron de lado el sistema mixto que aprobó la semana pasada el Senado.

El sistema no presencial a través de sistemas remotos online, con votación nominal, lo utilizará la Cámara Baja cuando lo ameriten situaciones graves o de fuerza mayor y solo podrá ser dispuesto por el presidente de la Cámara Baja.

LE PUEDE INTERESARDel 4 al 9 de mayo estará disponible el sueldo para los empleados públicos provincialesPor el coronavirus, analizan si se realizará la procesión del Señor y la Virgen del Milagro 

La última disposición fue duramente cuestionada por diputados de la oposición, quienes consideraron que antes de convocar, por lo menos se debe consultar a los titulares de los bloques políticos. Este criterio fue rechazado por los espadachines del oficialismo en el cuerpo. El diputado Javier Diez Villa recriminó a quienes ponían, a su criterio, un manto de sospecha.

A casi un mes de habilitado el período ordinario, los diputados salteños realizaron ayer la primera sesión ordinaria, en medio de estrictas medidas de seguridad sanitarias.

Antes de acceder al edificio se les tomó la temperatura a todos los legisladores y se exigió usar barbijo. En el recinto se guardó una distancia de dos metros entre cada banca, lo que generó que una decena de legisladores ocuparan lugares en los palcos.

El extenso debate duró cuatro horas, a pesar de la premura del oficialismo por reducir el tiempo de permanencia en el recinto por los riesgos sanitarios.

La coincidencia fue unánime en cuanto a la necesidad de ingresar al mundo digital, siempre que se cumpla con los mandatos constitucionales con respecto al procedimiento de sanción de las leyes.

Tal como anticipó El Tribuno, los diputados llegaron al recinto con proyectos dispersos y sin ningún dictamen, a tal punto que en pleno tratamiento sobre tablas se dejó entrever que se unificaron las propuestas que esbozaron Socorro Villamayor y Manuel Godoy.

El cruce de opiniones giró en torno de establecer un sistema remoto que cumpla con el mandato constitucional y otorgue legalidad a las leyes.

Las chicanas también estuvieron al orden del día. Ante el reclamo de que asistir al recinto es una obligación constitucional, Manuel Godoy respondió que en estos días de restricción sanitaria tiene derecho a participar de las sesiones desde su casa y de esta manera se sumó a la posición que manifestaron numerosos diputados del interior.

El diputado Claudio Del Plá cuestionó el manejo de la pandemia que se hace desde el Gobierno y se preguntó cómo puede ser que no se haya convocado a los especialistas locales en epidemiología.

Luego de las quejas públicas de diputados de la oposición, finalmente se retrocedió con la decisión de permitir hablar dos minutos a cada diputado y tres a los presidentes de bloque.

“El uso de la palabra del legislador debe ser garantizada, es inconcebible que en el parlamento no se pueda hablar”, advirtió en su intervención el diputado Zapata.

Para zanjar esta diferencia, los titulares de los bloques se pudieron expresar durante 10 minutos y el resto de los legisladores, 5. Sin dudas que el ingreso de la Cámara Baja salteña a la democracia digital fue muy crispado. También se hizo notar la fragilidad del sistema virtual y se citó el hackeo que sufrió el ministro de Turismo, Mario Peña, en una videoconferencia

- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Lo último