20.3 C
Salta
domingo, septiembre 26, 2021

Don David: “La incertidumbre nos golpea de forma trágica”

Lo más leído

El sanguchero ya no tiene más recursos para hacer frente al parate de las ventas.

Los días de aislamiento obligatorio y preventivo por la pandemia del coronavirus fueron esmerilando las posibilidades económicas de supervivencia de muchos comercios en Salta, especialmente de los vinculados al rubro de la gastronomía. Uno de los propietarios que salió a hablar con los medios de prensa fue el reconocido sanguchero David, el “solidario de los peregrinos del Milagro”, quien pide nuevas medidas que los acompañe de cara ya a la anunciada “flexibilización” de la cuarentena.

Muchos son los rumores acerca de que el domingo habrá nuevas medidas de aislamiento, por parte del Gobierno nacional, para levantar algunas de las restricciones para la circulación de las personas.

Entre esos rumores no figuran las medidas que alivien el mal momento por el que atraviesan los comercios vinculados a los restaurantes y locales de venta de comidas; solo los que venden comidas para llevar seguirían siendo contemplados. El distanciamiento social seguirá por un tiempo más.

“La falta de trabajo y la incertidumbre nos están golpeando de manera trágica. Entendemos las medidas y sus objetivos pero pedimos que aunque sea nos dejen abrir una puerta y poder vender nuestros productos para llevar. Una medida así, al menos, nos serviría para que podamos comer, porque las pérdidas no las recuperaremos más”, dijo Jorge David.

El propietario tiene más de 70 años y vio venir todo el problema desde antes de las medidas extremas.

“Yo pude ver la situación antes de que explote. Por eso pude sacar del banco unos ahorros y con eso pagué los salarios de los trabajadores. Yo tengo a 10 personas registradas trabajando y pude pagar lo que corresponde. El tema es que con el paso de los días ya se me fueron acabando los recursos y yo no creo en los préstamos porque son una mentira. Yo tengo todas mis cuentas al día y de la cuenta corriente de mi negocio jamás se rechazó un cheque. Ahora bien, hay tantas condiciones por otras situaciones de pymes que no cumplen que el acceso a los préstamos, es muy difícil. La otra es que nadie sabe hasta cuándo vamos a estar en esta situación, cuándo vamos a salir completamente de las medidas de prevención que son tan importantes”, explicó.

Este año su sanguchería cumple 24 años y tiene a todos sus trabajadores en regularidad laboral con muchos años de antigedad. El empresario pymes paga 140 mil pesos de aportes patronales, otros 31 mil por Actividades Económicas, 7 mil al municipio, casi 30 mil de servicios públicos y 240 mil pesos de salarios. Es mucho dinero que todos los meses lo tiene que tener contante y sonante. Aún no se habla de cierre, pero ya está a la vuelta de la esquina. “Siempre tuve buen diálogo con los trabajadores y yo les dije antes de la cuarentena que cuiden el dinero porque no sabemos hasta cuándo va a seguir y mucho menos cómo. La plata no alcanzó para mucho tiempo porque todo subió. Ahora bien, yo les dije que cuando levanten las restricciones nada volverá a ser igual; el mundo será otro en sus hábitos, sus costumbres y también en sus consumos”.

- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Lo último