17.1 C
Salta
lunes, junio 14, 2021

EE.UU. comprará 500 millones de dosis de vacunas de Pfizer para donar a nivel mundial

Lo más leído

Biden planea hacer el anuncio del acuerdo en la reunión del G-7 en Gran Bretaña esta semana; serán envíos para 100 países durante los próximos dos años.

La administración Biden comprará 500 millones de dosis de la vacuna contra el coronavirus de Pfizer para donar al mundo, con lo que Estados Unidos aumentará drásticamente sus esfuerzos para ayudar a vacunar a la población mundial, según tres personas familiarizadas con los planes citadas por The Washington Post, que añadieron que serán envíos para unos 100 países durante los próximos dos años.

Está previsto que el presidente anuncie el plan en la reunión del G-7 en Gran Bretaña esta semana en medio de crecientes pedidos para que Estados Unidos y otros países ricos desempeñen un papel más importante en el aumento del suministro mundial de la vacuna contra el coronavirus. Biden dijo a los periodistas el miércoles, mientras abordaba el Air Force One hacia Europa, que anunciaría su estrategia global de vacunación.

La Casa Blanca se negó a comentar y Pfizer no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

Personas familiarizadas con el acuerdo dijeron que Estados Unidos pagará las dosis a un precio “sin fines de lucro”. Los primeros 200 millones de dosis se distribuirán este año y 300 millones, a mediados del próximo año, dijeron las fuentes. Se espera que Albert Bourla, director ejecutivo de Pfizer, comparezca con el presidente cuando Biden haga su anuncio.

Estados Unidos ya se ha comprometido a comprar 300 millones de dosis de la vacuna Pfizer/BioNTech, que requiere dos inyecciones. El nuevo acuerdo es independiente de esos contratos, según una persona familiarizada con el asunto, lo que eleva a 800 millones el número total de dosis que Estados Unidos ha acordado comprar a la empresa norteamericana hasta ahora.

El coordinador de respuesta al coronavirus de la Casa Blanca, Jeffrey Zients, dijo en un comunicado el miércoles que el presidente usaría el “impulso” de la campaña de vacunación de Estados Unidos “para unir a las democracias del mundo” en torno a la solución de esta crisis a nivel mundial, con “Estados Unidos a la cabeza para crear el arsenal de vacunas que será fundamental en nuestra lucha global contra el Covid-19″.

Las 500 millones de dosis, todas las cuales se producirán en Estados Unidos, aún están muy por debajo de las 11.000 millones de dosis que, según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), son necesarias para vacunar al mundo, pero superan significativamente lo que Estados Unidos se ha comprometido a compartir hasta ahora.

La administración Biden había anunciado previamente que compartiría al menos 80 millones de dosis de vacunas con el mundo para fines de junio. La semana pasada, la Casa Blanca detalló los planes sobre cómo asignaría 25 millones de dosis, y cerca de 19 millones se compartirán con Covax, la iniciativa respaldada por la Organización Mundial de la Salud para distribuir dosis en todo el mundo. Aproximadamente seis millones de inyecciones se compartirían directamente con los países que experimentan brotes graves de coronavirus, incluida la India.

Se espera que la cuestión de cómo cerrar la brecha de vacunas y poner fin a la pandemia sea un tema central en la cumbre del G-7 esta semana. En el período previo a la reunión de las potencias, la estrategia de intercambio de vacunas de Biden ha estado bajo un intenso escrutinio, tanto en el país como en el extranjero.

Los demócratas del Congreso y algunos defensores de la salud han estado pidiendo que la administración haga más. Al mismo tiempo, la sorprendente decisión de Biden de apoyar una propuesta para renunciar a las protecciones de patentes para las vacunas contra el coronavirus se ha enfrentado a un fuerte rechazo de la Unión Europea.

Las preguntas sobre cómo proceder se han intensificado en las últimas semanas a medida que los casos en Estados Unidos han retrocedido y las infecciones han aumentado en algunos países en desarrollo sin un suministro adecuado de vacunas, lo que ha provocado nuevas acusaciones de “apartheid de vacunas”.

La brecha entre los países que tienen muchas vacunas y los que tienen escasez es enorme. Más de la mitad de las poblaciones de Estados Unidos y Gran Bretaña han recibido al menos una dosis, en comparación con menos del 2% de las personas en África.

Hasta ahora, el esfuerzo global para cerrar esa brecha ha sido gradual. Algunas naciones ricas han anunciado planes para donar dosis excedentes y han expresado su apoyo a la idea de impulsar el suministro mundial, pero los detalles sobre cuándo y cómo proceder son escasos.

El mecanismo Covax tiene como objetivo entregar 2000 millones de dosis para fin de año, con miras a vacunar al 20% de la población de los países necesitados, pero es posible que no logre ese objetivo relativamente modesto. La iniciativa se ha visto afectada por la escasez de fondos y una grave escasez de oferta agravada por la crisis en la India, lo que ha provocado retrasos potencialmente mortales. Hasta la fecha, Covax ha entregado 81 millones de dosis a 129 países.

- Anuncio -
- Anuncio -

Lo último