22 C
Salta
jueves, octubre 6, 2022

El presidente de EEUU Joe Biden recibió una tercera dosis de la vacuna

Lo más leído

El mandatario está en los grupos vulnerables. Uno de cada cuatro norteamericanos aún no se inmunizó contra el coronavirus.

El presidente de los Estados Unidos Joe Biden se aplicó este lunes una tercera dosis de la vacuna de Pfizer contra el coronavirus después que las autoridades sanitarias de su país autorizaran la semana pasada un refuerzo para grupos vulnerables.

El mandatario norteamericano tiene 78 años y por su edad está comprendido en una de las franjas de la población a la que se recomienda aplicarse una dosis de refuerzo contra el COVID-19 tras completar el esquema de dos aplicaciones.

Biden se aplicó una tercera dosis de la vacuna en un auditorio de la Casa Blanca y con los periodistas y las cámaras presentes. Tras aparecer en el salón, el mandatario se subió una manga de la camisa para que una enfermera le administrara el suero de refuerzo, como recomendaron las autoridades norteamericanas para los mayores de 65 años y otros colectivos vulnerables.

”Sé que no lo parece, pero tengo más de 65, muchos más, y por eso me pongo hoy mi dosis de refuerzo”, afirmó el presidente.

Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos, conocidos como CDC por sus siglas en inglés, dieron luz verde la semana pasada a la aplicación de una vacuna de refuerzo de Pfizer para unas 20 millones de personas que ya completaron el esquema de inmunización con la segunda dosis hace al menos seis meses y que cumplen una serie de condiciones.

En ese grupo, según el informe oficial, están los mayores de 65 años, los adultos con enfermedades como diabetes o obesidad y los trabajadores con mayor riesgo de contagio como sanitarios, profesores o empleados de tiendas de alimentación.ar&dtd=1219

El único requisito es que antes hayan recibido la pauta completa de Pfizer.

”Las dosis de refuerzo son importantes, pero lo más importante que necesitamos hacer es conseguir que más gente se vacune”, subrayó.

La campaña de vacunación en los Estados Unidos sufrió un estancamiento en los últimos tiempos. Se calcula que alrededor del 25% de la población estadounidense que cumple las condiciones para vacunarse no se aplicó ni siquiera una dosis, lo que equivale a unos 70 millones de personas.

Esta situación, según advierten especialistas, está entorpeciendo la lucha contra la variante delta en el país.

La decisión de proceder con las dosis de refuerzo para ciertos grupos vulnerables contradice las peticiones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que este mes solicitó a los países desarrollados que no tomen esa medida al menos hasta diciembre, dada la desigualdad de distribución de dosis en el planeta.

Sobre este punto, Biden insistió en que Estados Unidos está “haciendo más que todos los otros países del mundo juntos” por donar vacunas a países en desarrollo, tras adquirir “más de 1100 millones de dosis” para compartir con otras naciones.

- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Lo último