25.3 C
Salta
viernes, diciembre 9, 2022

Fuerte cruce entre Lula y Bolsonaro en el último debate hacia la elección presidencial

Lo más leído

El encendido intercambio, en el que los dos candidatos mejor posicionados en los sondeos se lanzaron acusaciones de corrupción, se produjo a tres días de la primera vuelta electoral.

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, y el exmandatario izquierdista Lula da Silva convirtieron el último debate rumbo a la elección presidencial del domingo en un ring, en una noche marcada por acusaciones cruzadas de los candidatos y pocas propuestas.

Las denuncias sobre corrupción entre ambos marcaron el momento más caliente de la noche en los estudios de la televisión Globo, en el que los dos postulantes mejor posicionados en los sondeos capturaron el arranque del debate en cruces con tres pedidos de derecho a respuesta.

El expresidente izquierdista espetó al actual mandatario acusándolo de supuesta corrupción en la compra de vacunas contra el Covid-19, luego de que el actual mandatario le enrostrara los desvíos millonarios en la petrolera Petrobras durante el gobierno del Partido de los Trabajadores (PT) (2003-2016).

“¿Él [por Bolsonaro] quiere referirse a un grupo criminal conmigo? Necesita mirarse en el espejo y ver lo que está pasando en su gobierno”, dijo Lula, que calificó como una “insanidad” las acusaciones en su contra.

El exmandatario, quien pasó por dos días de entrenamiento previos al debate, se mostró más eficaz para responder las acusaciones de corrupción que en el primer debate.

Inmediatamente, Bolsonaro pidió derecho de réplica y subió todavía más el tono contra Lula.

“Mentiroso, expresidiario, traidor de la patria (…) Deje de mentir, Lula. En mi gobierno no hubo nada”, reaccionó el presidente.

Tras los ataques, Lula pidió un nuevo derecho a réplica, concedido por la producción de Globo.

“El 2 de octubre, el pueblo te va a mandar para casa. Yo voy a hacer un decreto para saber qué quiere esconder este hombre por 100 años”, provocó el expresidente del Partido de los Trabajadores (PT), generando gritos de Bolsonaro fuera de micrófono.

Los cruces entre Lula y Bolsonaro se llevaron todas las luces en un debate en el que el resto de los cinco presidenciables quedaron opacados.

Bolsonaro recordó, en otro derecho a réplica posterior, que Lula fue condenado por corrupción en tres instancias diferentes de la Justicia, y dijo que recuperó sus derechos políticos gracias a que tuvo un “amiguito” en el Supremo Tribunal Federal.

El presidente contó con el presidenciable del Partido Trabalhista Brasileiro, el Padre evangélico Kelmon, como aliado, quien acusó a Lula de querer perseguir a cristianos al igual que el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, a quien calificó como “amigo” del izquierdista.

Más tarde, teniendo la chance de preguntarle a Lula en un cruce mano a mano, Bolsonaro evitó el enfrentamiento directo, y optó por el candidato del partido Novo, el liberal Luiz Felipe D’Avila, con quien entabló un tono amistoso y concluyeron que la vuelta de la izquierda al poder sería un “desastre”.

fuente: El Tribuno

- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Lo último