Gobernadores de UP en alerta ante un Milei que los quiere de enemigos

Los gobernadores peronistas analizan por estas horas lo que significará para sus provincias que el gobierno nacional haya retirado el capítulo fiscal de la ley ómnibus pero avanzan también en la discusión de los artículos que siguen en pie. Al mismo tiempo, miran los movimientos de un Javier Milei que se muestra dispuesto a ahogar a los jefes provinciales y hasta se regocija al anunciar que ahora van a tener que ajustar sus cuentas aún más.

Las advertencias del Presidente y de su ministro de Economía, Luis Caputo, no quedarán solo en palabras. Eso es lo que advierte un mandatario del norte a sus pares en una conversación en la que resurgió la opción de emisión de cuasimonedas ante un ajuste mayor.

“Hay mucha bronca de todos los sectores, si iba con el dictamen que firmó, no salía, pero la delegación de facultades le permite hacerlo desde el Ejecutivo”, insiste un importante gobernador sobre la posibilidad de que en lo inmediato Milei quiera ajustar en jubilaciones, el sector trabajador y sectores productivos.  

Según este jefe provincial, Milei podrá avanzar en el capítulo fiscal aun sin pasar por el Congreso que le puede llegar a dar en el tratamiento de la ley ómnibus facultades delegadas y emergencia en nueve materias. “La vaguedad, imprecisión y amplitud técnica legislativa empleada, sumado a la vigencia del DNU, ratifican que el Poder Ejecutivo Nacional podrá avanzar en todas las reformas que se cuestionaron por vía de delegación de facultades para las materias declaradas en emergencia que se mantiene hasta la fecha sin reformas”, dice el texto que hizo circular un gobernador sobre el anuncio de Luis Caputo del viernes.

“En materia estrictamente fiscal, se abre el camino para violar la Constitución Nacional, las facultades constitucionales exclusivas del Congreso Nacional y la jurisprudencia existente en la materia, en cuanto indican que la delegación de facultades deben ser específicas y precisas, conforme las condiciones que fije el Congreso bajo sus directivas y directrices”, detalla el paper y agrega que “con esta vaguedad y amplitud resulta imposible el correspondiente control legislativo para determinar los excesos del Poder Ejecutivo”.

Los peronistas le advirtieron esto en las últimas horas a sus pares de Juntos por el Cambio para que no avance el proyecto que la oposición dialoguista pretende acompañar.

“No van a recibir ni un peso más por fuera de la coparticipación”, dice Milei, que quiere ver a los mandatarios ajustar sus cuentas “sí o sí”. Esto ya lo sintieron en las primeras semanas del Gobierno, cuando se redujeron las transferencias automáticas. Al igual que cada presidente, el libertario manejó con discrecionalidad estas partidas y el más perjudicado al momento de reducir el envío de fondos resultó ser Axel Kicillof, a quien Milei siempre apunta.  

Milei avisa que con el capítulo fiscal el mayor ajuste iba a salir del Tesoro Nacional pero ahora los gobernadores, a quienes acusa de no acompañar el proyecto de ley ómnibus, tendrán menos ingresos en sus arcas. Y esto también llega a la obra pública: el Gobierno había prometido mantenerla financiada por organismos internacionales. Ya no.

“Nos eligió como enemigos”, admite un jefe provincial sobre Milei. El objetivo es mantenerse unidos mientras miran de reojo a Osvaldo Jaldo por apurarse en negociar una ley desguazada.    El gobernador tucumano no volvió a interactuar con los que aún resisten.

Fuente: Perfil

Dejá una respuesta