La herencia de Sergio Massa: la disputa con Caputo, entrega del protagonismo y un peronismo unido

“No esperen que yo protagonice, mi rol es acompañar”, adelanta en la intimidad el excandidato a presidente de Unión por la Patria. Sin embargo, su celular no deja de sonar y sigue activo.

“El gobierno tiene que arrancar”, dice un Sergio Massa que aún no quiere meterse en polémica por la “peor herencia de la historia” que ya comenzó a marcar su sucesor Luis Caputo. Prefiere no contestarle y verlo funcionar. 

Queda solo un día hábil y 96 horas para dejar el ministerio de Economía y Massa transita los pasillos del quinto piso con la tranquilidad de haberlo dejado todo en la campaña electoral. “Hay que dejar que el gobierno arranque y tome sus medidas. Esperar que les vaya bien porque en definitiva todos vivimos acá”, insiste. Cuando le mencionan la declaración de Caputo aprieta los labios y repite: “Hay que dejar que gobierne”. Nadie le saca otra declaración. Massa y su sucesor nunca hablaron entre sí aunque la transición en Economía avanzó de manera ordenada. “Los mercados agitaron más antes de la elección que después”, dice un Massa que le habla a su círculo más cercano. 

“No esperen que yo protagonice, mi rol es acompañar”, adelanta en la intimidad el excandidato a presidente de Unión por la Patria. “Yo marqué toda la campaña mi opinión. Si Milei elimina los subsidios tiene la legitimidad de haberlo dicho a la campaña. Después cómo reacciona su votante tiene que ver con lo que le pasa a Milei con ese electorado”, dice sobre el futuro gobierno. 

Tal como adelantó PERFIL, además de aceptar ofrecimientos de empleo en Estados Unidos, el tigrense va a relanzar la fundación Encuentro y ponerla en funcionamiento el próximo 19 de diciembre.

Trabajarán allí, entre otros, Guillermo Michel (Titular de Aduana) a quien el equipo de Luis Caputo le ofreció continuar en el ministerio pero el actual funcionario lo rechazó. No es el único dirigente que en la actualidad es parte del equipo de Massa al que le llegó el ofrecimiento. “Si quieren continuar algunos con perfiles técnicos, es a título personal”, avisa. Podría haber algunos casos también en el ministerio de Transporte.

Para Massa hay que esperar el funcionamiento del gobierno para entender cómo se reacomoda un peronismo que asegura seguirá unido. El miércoles pasó por la Cámara de Diputados a saludar a Cecilia Moreau por su cumpleaños y siguió la discusión de sus autoridades. Adelanta que el bloque se mostrará unido, al igual que marcará unidad en la provincia de Buenos Aires y que lo harán los nueve gobernadores del PJ.

Cree que el primer desafío es mostrarle a los 11 millones de votantes que “hay mañana”. “Puede no ser con las mismas personas, pero sí con respecto a ideas de país”, reflexiona. 

Antes de dejar el ministerio, Sergio Massa llamó y se despidió de los distintos actores con los que le tocó interactuar. Entre ellos, habló con las autoridades del Fondo Monetario Internacional. Con el presidente electo, Javier Milei, no volvió a hablar desde la noche del balotaje cuando lo llamó para felicitarlo y reconocer la derrota electoral.

Aunque dice que no será protagonista, su celular no deja de sonar. Sigue activo.

Fuente: Perfil

Dejá una respuesta