19.8 C
Salta
domingo, agosto 7, 2022

La pandemia afecta la obra pública en todo el interior

Lo más leído

La cuarentena mantiene a una gran parte del personal fuera de servicio.

Peste. La omnipresente palabra, hoy en presente en boca de todo el mundo está afectando la obra pública en todas las comunas del interior de la provincia. En lugares tan disímiles de la geografía provincial como el departamento Orán, los Valles Calchaquíes o en Anta, el panorama es exactamente el mismo.

En Seclantás, por caso, el intendente Mauricio Abán, reconoció ayer que la emergencia sanitaria por la pandemia tiene prácticamente paralizado al pueblo.

“En este momento no puedo hablar no de proyectos ni de obras en marcha, sencillamente porque la crisis no me lo permite. No puedo parar ni un minuto para pensar en esas cosas, porque no tengo el personal disponible ni tampoco la logística ni los presupuestos”, explicó el joven dirigente vallisto.

Y amplió sus conceptos diciendo que la crisis no le permite más que atender la emergencia.

“Justo en este momento estamos llevando dos camionetas con mercadería para los habitantes del valle de Luracatao, donde los almacenes se quedaron sin provisiones”, comentó.

Abán agregó: “Es que la gente de la capital salió desesperada a comprar todo lo que podía y nuestros proveedores también se quedaron sin mercadería para atender los pedidos de los vallistos”.

El jefe comunal indicó: “Así que estamos llevando lo que pudimos conseguir para que la gente tenga para el sustento diario”.

En el norte

Un panorama muy similar se vivía ayer en Orán, donde un asistente del intendente Pablo González explicó, ante el requerimiento de este medio, que el jefe comunal se encontraba totalmente abocado a atender la crisis, a pesar de no haberse registrado casos positivos de coronavirus en esa ciudad, donde sí hay, en cambio, un número creciente de casos de dengue, lo que preocupa mucho a las autoridades sanitarias provinciales

En Anta

En Anta el panorama era similar. Los jefe comunales que El Tribuno intentó contactar se excusaron aduciendo que están totalmente dedicados a atender la emergencia local.

Es que en los comercios se vivió un estado de cuasi desesperación ayer, cuando decenas de personas comenzaron a usar barbijos y a hacer colas separadas por un metro o dos en las puertas de los negocios, que a su vez restringieron los ingresos a una persona por vez.

- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Lo último