22 C
Salta
jueves, octubre 6, 2022

Leve mejora en Salta de los índices de la pobreza durante el primer semestre

Lo más leído

 Hubo una baja de 3,2 puntos porcentuales con respecto a 2020, pero sigue por encima de la media nacional. El Indec registró también una indigencia que alcanzó al 11,2% de los salteños.

Salta registró en el primer semestre del año un 42,3% de personas bajo la línea de la pobreza. Si bien se trata de un número alto, y que está por encima de la media nacional, la cifra representa una leve baja de 3,2 puntos porcentuales con respecto al mismo período de 2020, cuando ese porcentaje ascendía al 45,5%

En este período, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) registró (en Salta y Gran Salta) una indigencia que alcanzó al 11,2 % de los salteños.

En números concretos, durante los primeros seis meses del año, 272.274 personas eran pobres, es decir, no alcanzaban a cubrir la canasta básica total que comprende, además de las necesidades alimentarias, rubros como vestimenta, transporte y salud, entre otros.

Mientras tanto, entre las personas que quedaron bajo la línea de la pobreza, 72.240 eran, directamente, indigentes, lo que significa que ni siquiera llegaban a cubrir las necesidades básicas de la canasta alimentaria.

Si se comparan los primeros seis meses de este año, con los últimos seis del 2020, se registra una leve suba de 0,5 puntos porcentuales, ya que en ese período, el porcentaje de personas bajo la línea de la pobreza en Salta fue del 41,7%.

En la comparación regional, Salta está por debajo de la media del Noroeste Argentino, que registró un 44,7% de personas pobres en el primer semestre. Y en términos de comparación con las provincias, solo La Rioja tiene mejores indicadores que Salta, con el 37,8% de personas pobres. En el otro extremo, Santiago del Estero tiene la mayor incidencia de pobreza con un 50,2% de personas en esa situación.

Traducidos a hogares, en Salta están bajo la línea de la pobreza un 33,9%, lo que en números concretos son 60.665. La indigencia, en tanto, alcanza al 8,7% de los hogares, o sea 15.538.

Con niveles prepandemia

Al analizar la situación que reflejan los últimos datos, el economista e investigador del Instituto de Estudios Laborales y del Desarrollo Económico (Ielde), Jorge Paz, puso el foco en un dato fundamental: “Una vez que pasó la pandemia, la tasa (de pobreza) a nivel nacional casi no se movió”.

En diálogo con El Tribuno, Paz explicó que “el Indec mide la pobreza por semestre pero, para ver el efecto prepandemia, pandemia y pospandemia, o sea los tres momentos claves para las condiciones de vida de la gente, hay que tomar los datos trimestrales porque la pobreza aumentó mucho en el segundo trimestre del 2020, mientras que en el tercero cayó brutalmente, que es cuando generaron impacto las medidas gubernamentales, y volvieron a aumentar en el cuarto trimestre del año pasado y, desde entonces, se mantienen”.

“Esto quiere decir que cuando se retiraron los programas gubernamentales, la pobreza volvió al nivel que tenía antes de que se produzca la pandemia, la cual agregó cinco puntos de pobreza a nivel nacional y esos valores un poco se trasladaron a las provincias”, reveló.

El investigador señaló que esos cinco puntos que creció la pobreza “son la gente que caminaba por la cornisa, son personas que estaban en el medio de las escalas y parece, por los datos que tenemos, que la mayoría quedó atrapada ahí”.

“Nosotros estamos comparando primer semestre de 2021 con el mismo del 2020. Pero el primer semestre del año pasado tuvo una tasa relativamente baja del primer trimestre, y una tasa muy alta del segundo trimestre, que es cuando aparece la pandemia en pleno. El promedio da 40 puntos, pero tenias entre 36 (puntos porcentuales en el primer trimestre) y 47 (puntos porcentuales en el segundo trimestre) que dio el año pasado”, reveló.

Además, detalló que “este año no hubo tantas variaciones de trimestre a trimestre. Pero (la pobreza) quedó estancada en el orden de los 40 puntos, que es ya un nivel superior a lo que había en el primer trimestre del 2020”.

“Hay dos temas importantes para destacar -indicó Paz-: si se mira la tasa de pobreza extrema o indigencia, no ha cambiado. Está casi igual en los dos períodos”.

“Esto nos marca el papel que está jugando la protección social en los ingresos de las personas”, expuso el investigador y agregó que “por eso, la tasa de la pobreza el año pasado, en pandemia, no fue tan alta como podría haber sido, por estos programas de protección social como pueden ser la Asignación Universal por Hijo, la Tarjeta Alimentar, el IFE, etcétera que se dieron en el marco de la pandemia y que después algunos se retiraron”.

“Entonces -dijo- es como que todo volvió a los niveles que teníamos prepandemia, que ya eran niveles altos. Y por eso terminamos volviendo a lo que podríamos llamar la normalidad, y con Salta por encima de la media nacional”.

Finalmente, advirtió que “las cifras que venimos viendo confirman el efecto nocivo que está teniendo la inflación sobre la pobreza”.

“Es decir, la inflación y la falta de crecimiento económico y empleo genuino, van a hacer que los niveles de pobreza sigan estancados y no puedan alcanzar niveles menores”, cerró.

- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Lo último