Ley de Bases y paquete fiscal: el oficialismo pierde ímpetu y no logra la firma de un dictamen de mayoría

Mientras este martes recabaron las modificaciones propuestas por la UCR, PRO y algunos bloques federales, algunos libertarios creen que el Ejecutivo no “utilizó las herramientas y las espadas legislativas con las que cuentan”.

Solo anclado a un estricto calendario que se fue desarmando con el paso de los días y sin interlocutores nítidos para recabar las alertas de aquellos senadores que tienen vuelo propio, el gobierno llegó a la Cámara alta hace una semana con su proyecto de ley de Bases y el paquete fiscal. Mientras recabaron este martes las modificaciones propuestas por la UCR, PRO y algunos bloques federales, algunos libertarios creen que el Ejecutivo no “utilizó las herramientas y las espadas legislativas con las que cuentan”.

Además de no haber logrado puentes seguros para dialogar con los senadores que no dependen de manera directa de ningún gobernador y que son clave para inclinar la balanza a su favor a la hora de dictaminar, el oficialismo decidió apartar a la titular del cuerpo, Victoria Villarruel, del proceso de negociación. Según detalló la agencia Noticias Argentinas, diputados de La Libertad Avanza no están satisfechos, ya que el Ejecutivo no habría utilizado “las herramientas y las espadas legislativas con las que cuentan”.

“Los métodos fueron otros y no fue un método en espejo como habíamos planteado en su momento”, dijo un libertario a NA. A pesar de estas diferencias, el vicejefe de Gabinete, José Rolandi, y la secretaria de Planeamiento Estratégico, María Ibarzabal Murphy, dieron un paso al frente y recibieron este martes a senadores de la oposición más “amigable” con sus propuestas para la Ley de Bases. Las modificaciones fueron sugeridas por el radical Martín Lousteau (CABA), Guadalupe Tagliaferri, del PRO (CABA), y otros bloques federales como Unidad Federal, que integran Edgardo Kueider (Entre Ríos) y Carlos Espínola (Corrientes).

Mientras, se enfría la posibilidad del tan ansiado dictamen de mayoría que le permitiría al gobierno llegar holgado a la votación en general de ambos megaproyectos, que pretendía llevar bajo el brazo al Pacto de Mayo. Esta semana no parece ser el momento en el que se resolverá este tema para el equipo de Javier Milei, aunque hay expectativa respecto a la exposición del jefe de Gabinete, Nicolás Posse, (la primera en cinco meses de gestión), que iniciará este miércoles a las 11 y promete ser una larga jornada.

“El jefe de Gabinete de ministros debe concurrir al Congreso al menos una vez por mes, alternativamente a cada una de sus Cámaras, para informar de la marcha del gobierno”, dicta el artículo 101 de la Constitución Nacional, algo que Posse no ha hecho desde su asunción, el 10 de diciembre pasado. Por este motivo, los legisladores le presentaron 2700 preguntas y, luego de eliminar reiteraciones, se espera que Posse responda 1300 consultas, mientras que ya contestó 1286 preguntas por escrito en un documento de más de mil páginas.

Mañana se interrumpirá la ronda de expositores y se reanudará el jueves, a solo nueve días del Pacto de Mayo convocado por Milei, en Córdoba, que pierde fuerza para que se realice el sábado 25 y no se descarta una reprogramación. De hecho, en declaraciones a la prensa luego de la inauguración del busto de Carlos Menem en Casa Rosada este martes, el presidente dijo: “No hay problema, las reformas estructurales son para el largo plazo y si no es en mayo, será en junio o en julio, pero las reformas estructurales tarde o temprano las vamos a hacer”.

Las propuestas de la Unión Cívica Radical para la ley de Bases

El oficialismo tiene en sus manos un detallado punteo que elevó la Unión Cívica Radical (UCR), tras la reunión de bloque que se realizó durante la mañana de este martes. Según informó NA, si el oficialismo las acepta, encaminaría en parte el dictamen, aunque todavía le resta seducir a otros bloques federales.

Los 13 senadores de radicales se reunieron por, al menos, dos horas y alinearon sus posturas, luego de un fin de semana de tensión. La reunión entre el presidente de la UCR y senador, Martín Lousteau (CABA), con el exsenador Eduardo Menem y el ministro del Interior, Guillermo Francos, del viernes pasado produjo chispazos internos, ya que se saltearon al jefe de bloque en la Cámara alta, Eduardo Vischi (Corrientes).

Tras limar asperezas, el radicalismo propuso una serie de modificaciones, entre ellas, morigerar el exorbitante Régimen de Incentivo para Grandes Inversiones (RIGI) para proteger a las industrias nacionales, por ejemplo, fijando un cupo para insumos. También incluye borrar el blanqueo de criptomonedas y la observación de Lousteau sobre el blanqueo de capitales para que los hermanos no puedan acceder al beneficio, algo que se puede leer como una indirecta para el presidente.

Los radicales sostuvieron que el destino de la restitución de la cuarta categoría del impuesto a las Ganancias quedaría en manos de los gobernadores. Por otro lado, la UCR pidió añadir cambios al monotributo social y, a su vez, rever el gasto de funcionamiento de las universidades, tema sensible y bandera del radicalismo, que ya elevó hace dos semanas un pedido de sesión especial para tratar su presupuesto.

Por último, una sorpresa del punteo que recibió Rolandi fue la inclusión de un capítulo para la recomposición de las jubilaciones. Al igual que en la Cámara de Diputados, con la excepción del grupo que se abstuvo, liderado por Facundo Manes, los correligionarios no quieren quedar como “obstruccionistas” con las iniciativas que presentó la Casa Rosada. Según informó NA, algunos de ellos recalcan en privado “la historia reformista de su partido”.

Fuente: Perfil

COMENTAR

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí