31 C
Salta
martes, octubre 26, 2021

Martín Miguel de Güemes, el general gaucho que rechazó invasiones españolas

Lo más leído

Mañana miércoles 17 de junio se cumplen 199 años de la muerte de un héroe de la independencia que, con su ejército de gauchos, rechazó 6 invasiones españolas al norte argentino, lo que ayudó en el éxito de San Martín en su campaña libertadora.

Donde está emplazada la Torre de los Ingleses, en Retiro, en la época de la colonia eso era río. Durante la primera invasión inglesa, el buque de 26 cañones Justina se ocupaba de bombardear a la ciudad. El 12 de agosto de 1806 por la mañana, Santiago de Liniers ordenó neutralizarlo.

Al mando de un pelotón de Húsares, un joven de 21 años lo obligó a rendirse, aprovechando que una bajante de las aguas lo mantenía inmovilizado. Fue así como un barco inglés fue tomado por un grupo de jinetes. Ese joven era el salteño Martín Miguel de Güemes, quien en su corta vida se transformaría en el adalid de la guerra gaucha.

 
Martín Miguel Juan de Mata Güemes Montero de Goyechea y la Costa había nacido en Salta el 8 de febrero de 1785, en el seno de una familia de muy buena posición económica. Su padre Gabriel de Güemes Montero era español y su mamá María Magdalena Goyechea y la Corte, una jujeña que se había casado quinceañera.

Como los niños de familias acomodadas, tuvo su educación pero además se crió entre gauchos en las duras tareas rurales. A los 14 años, ingresó como cadete a la Compañía del tercer batallón del Regimiento Fijo de Buenos Aires, que estaba destacado en Salta. Su regimiento había sido convocado cuando los británicos se apoderaron de Buenos Aires en 1806. A comienzos de abril de 1808 solicitó licencia y permiso para regresar a Salta al enterarse del fallecimiento de su padre. Además, el clima húmedo de Buenos Aires lo estaba enfermando. En la capital de virreinato haría amigos para toda la vida, como fue el caso de los Pueyrredón.

Cuando estalló la Revolución de Mayo, se movió para prepararle el terreno al ejército que había salido de Buenos Aires hacia el norte. Le habían dado la misión de patrullar la quebrada de Humahuaca. Como una suerte estímulo, fue ascendido a capitán al considerarlo “un oficial infatigable”.

Tuvo un papel determinante en la victoria patriota en Suipacha, el 7 de noviembre de 1810, aunque curiosamente no fue mencionado en el parte de batalla, posiblemente por haber disentido con los jefes. Él había propuesto perseguir a los españoles y terminar de aniquilarlos, cosa que no se hizo.


Fue por un escándalo del que Manuel Belgrano se arrepentiría que fue separado del Ejército del Norte en junio de 1812. Es que Güemes convivía con una mujer casada y, aparentemente, vivían junto al esposo quien aseguraba que el salteño lo había amenazado de muerte si denunciaba la situación.

 
Acusado por Belgrano de llevar una vida licenciosa, fue enviado a Buenos Aires. Muchos se habrían lamentado que, con Güemes al lado de Belgrano, posiblemente los resultados de Vilcapugio y Ayohuma hubiesen sido otros.

Pero esa suerte de destierro le vino bien: en la ciudad conoció a José de San Martín, y ambos armaron una dupla perfecta. Tiempo después Belgrano reflexionó, ya más sereno, y terminaron con Güemes como grandes amigos.

El salteño se reincorporaría al Ejército del Norte cuando San Martín se hizo cargo de su jefatura. El vencedor de San Lorenzo lo reconoció como un líder y lo puso a cargo de las avanzadas del Río Pasaje. El 29 de marzo de 1814 fue llamado “benemérito” por San Martín cuando derrotó a los realistas en la ciudad de Salta. “Los gauchos de Salta, solos, están haciendo al enemigo una guerra de recursos terrible…”, escribió el Libertador.

Para entonces, las acciones de Güemes en el norte habían elevado la valoración del término “gaucho”, que hasta entonces remitía a algo peyorativo. Tuvo a maltraer a los españoles comandados por Joaquín de la Pezuela, a quienes atacó en distintos puntos en las provincias de Salta y Jujuy. El Directorio lo ascendió a coronel graduado del Ejército y jefe militar en Tucumán y Tarija.

Al mando de sus gauchos, “los infernales” como se los conocía, el 14 de Abril de 1815 derrotó a la vanguardia del ejército enemigo en Puesto del Marqués. Tuvo serios enfrentamientos con José Rondeau, jefe del Ejército del Norte, a raíz de los cuales Güemes se fue con sus gauchos, pasó por Jujuy, donde se apoderó de valioso armamento. Rondeau lo declaró traidor, pero los hechos se precipitaron vertiginosamente. El director Carlos María de Alvear había caído por la sublevación de Fontezuelas y Güemes tenía otros planes: derrocar al gobierno conservador de Salta. Para ello, contaba con la colaboración de su hermano Juan Manuel, funcionario del cabildo local, que movió los hilos para que el 6 de Mayo de 1815 el cabildo local lo nombrase Gobernador de la Intendencia de Salta, un extenso territorio que abarcaba las actuales provincias de Salta y Jujuy, y Tarija.

- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Lo último