Por la devaluación, el costo de la energía podría subir un 10%

 Flavia Royón aclaró que la suba va a ser sobre ese ítem que representa “al menos” el 40% de la factura en Salta.

Tras la devaluación del pesos (respecto del dólar) del 22% que hizo el Gobierno nacional después de las elecciones PASO comenzaron las especulaciones sobre cuál sería el impacto en las tarifas. Flavia Royón, secretaria de Energía de la Nación, afirmó que están “estudiando” si va a haber subas en las tarifas de luz.

En una entrevista con Radio Salta, aclaró que no hay una “relación directa” entre el 22% de la devaluación y el porcentaje que debería subir la boleta de luz. Sin embargo, la funcionaria nacional aclaró que esa actualización podría llegar al 10% en el ítem del “costo de la energía”.

“Estamos estudiando el impacto y en qué segmento se subiría. A partir del primero de mayo el segmento que se subió, al que se le retiró los subsidios, es al segmento de altos ingresos. A la clase media y al segmento de bajos ingresos se le mantuvo el costo de la energía y ahora estamos estudiando cómo se va a seguir de acá. Pero para llevar un poco de tranquilidad, el costo de la energía podrá subir un 10%, eso no significa que eso se traduzca directamente al valor de la factura”, expresó.

Los incrementos para los salteños podrían ser aún mayores, ya que Edesa en la audiencia pública convocada por el Ente Regulador de los Servicios Públicos para la revisión tarifaria integral pidió que el incremento tarifario ronde el 75 por ciento.

A los bolsillos flacos de los salteños hay que sumarle suba del 80% de Saeta a partir del primero de agosto y el incremento en la tarifa de agua, que la empresa Aguas del Norte había solicitó una actualización del 247%.

Flavia Royón aclaró que la factura, sobre todo en Salta, está compuesta por diversos items, no tan solo el costo de la energía. Al costo de la energía, hay que sumarle el costo del transporte, la distribución, así como impuestos municipales, alumbrado público y mantenimiento.

La funcionaria remarcó que aquellos segmentos de altos ingresos, que tienen ingresos de más de 810.500 pesos o que no solicitaron el subsidio, desde el 1 de agosto tuvieron “una adecuación” al costo de la energía, que fue un reajuste del orden del 6%, y aclaró que en la factura ese aumento se ve reflejado entre del 1 o 2%.

“De aquí en más, lo único que va a haber es una readecuación del costo. O sea, por ejemplo, que todavía está en estudio, pero que el impacto de la readecuación va a ser el 10% sobre el porcentaje del costo de la energía que en la factura en Salta debe estar menos del 40%. Entonces no es directamente proporcional. Para llevarle tranquilidad a la gente que por ahí lee en los medios, bueno, aumenta un 40%, aumenta un 75, no es que la factura aumenta en ese porcentaje”, expresó.

El costo de la energía es el mismo para todos los usuarios del país, la única diferencia que existe son los otros cargos que hay en la factura como impuestos municipales, alumbrado público, mantenimiento como así también el costo de distribución.

La secretaria de Energía de la Nación aseguró que a “fines de esta semana o principios de la que viene” el Gobierno habrá determinado cuáles van a ser los incrementos que tendrá la factura de energía en Salta.

Gasoducto Norte

En otro tramo de la entrevista con Radio Salta, Flavia Royón también hizo referencia al Gasoducto Norte y en qué parte del proceso se encuentra actualmente. La funcionaria nacional detalló que están a la espera de la confirmación del CAF (Banco de Desarrollo de América Latina), que está de acuerdo con los pliegos licitatorios y aseguró que el “resto ya está todo resuelto”.

“Es inminente que en los próximos días ya se avance con ese proceso licitatorio. El financiamiento ya está comprometido, pero por un procedimiento formal, el pliego sigue un circuito administrativo, se lo pone a consideración de la CAF, pero está todo en línea. No hemos recibido hasta ahora ningún tipo de observación, pero el financiamiento está garantizado, las divisas y los caños de la obra también están garantizados. La obra y el pliego ya están resueltos por nuestra parte y estamos esperando la última confirmación”, destacó.

Los plazos “teóricos” de obra, aclaró Royón, van entre 12 y 18 meses, gracias a la experiencia ya adquirida en el primer tramo del gasoducto Néstor Kirchner, que tenía un plazo mínimo para 24 meses, pero se hizo efectivamente en 9 meses.

La fecha que tienen y el cronograma que manejan desde el Gobierno nacional es tenerla terminada en mayo del año que viene. En ese sentido, la funcionaria nacional aclaró que al estar en medio de un proceso electoral, el ministro Sergio Massa “le ha dado mucha prioridad” a las obras de infraestructura energética.

“Confiamos en que la administración que venga o si el ministro Sergio Massa es el próximo presidente, siga con esta mirada de que la infraestructura energética es clave para el desarrollo y para el crecimiento del país y, sobre todo, en el norte, que sin esta obra el abastecimiento del gas del norte va a sufrir serias complicaciones en el futuro. Esta obra es prioritaria, estratégica y la he priorizado en mi gestión. Esta obra es urgente”, finalizó.

fuente: eL Tribuno

COMENTAR

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí