-2.7 C
Salta
jueves, julio 29, 2021

Por qué sube el dólar blue y qué espera el mercado

Lo más leído

Cuatro analistas explican las causas fundamentales de la disparada. Las regulaciones del BCRA y la incertidumbre pre-electoral como eje.

El dólar blue alcanzó ayer su máximo valor en lo que va del año luego de cerrar a $182 y en una jornada de extrema presión sobre el tipo de cambio, no solo paralelo sino también sobre los financieros, las miradas del mercado se concentraron, una vez más, en las posibles causales de este fenómenos y sus implicancias para la economía real en el corto y mediano plazo. Ámbito consultó a cuatro destacados analistas para contestar todos los interrogantes.

Hernán Letcher, director del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) detalló: “En el actual escenario se están conjugando cuatro cuestiones puntuales. En primer lugar, hay que tener en cuenta el contexto internacional en donde el mercado comienza a ver como una amenaza de la recuperación económica el posible avance de la variante delta de coronavirus. En segundo lugar, el proceso pre-electoral ya que en la Argentina habitualmente viene acompañado de tensiones sobre el tipo de cambio. En tercer lugar, las proyecciones indican que habría un menor ingreso de divisas del campo a partir del segundo semestre. Esto no está 100% confirmado pero en virtud de lo que significó el primer semestre es difícil sostener valores récord que se vieron, de todas formas, como punto a destacar, el Banco Central sigue comprando dólares. Finalmente, en cuarto lugar, la economía muestra de aquí a fin de año algunos vencimientos que podrían afectar el uso de los dólares que se fueron acumulando. Teniendo en cuenta todas las variables, en el actual escenario, en los mercados donde interviene el BCRA, a partir incluso de la medida de acotar el segmento del CCL, las intervenciones tienen resultados y por otro lado donde no lo hace hay una tendencia al alza y aquí se explica lo que pasa con el blue. Con el paralelo, particularmente porque no hay oferta o hay una oferta muy acotada por lo que en este contexto una demanda relativamente chica puede tener una influencia significativa”.

Por su parte, Matías Rajnerman, de Ecolatina, marca concretamente dos factores: “La disparada tiene dos grandes causas; en primer lugar al endurecimiento del cepo y a las expectativas que eso generó también, y en segundo lugar, y para nada menor, a la presión pre-electoral que atraviesa la Argentina. Es decir, a todos los vaivenes y temores que hay antes de las elecciones PASO”.

En una línea similar se manifestó Guido Lorenzo, de la consultora LCG: “Era esperable que en este segundo semestre el dólar vuelva a mostrar una tendencia alcista. El nerviosismo de cualquier año electoral sumado a una política fiscal y monetaria más laxa tienen consecuencias. En parte fue la intervención, un poco anticipada a mi gusto, de las medidas del BCRA y la CNV para contener al CCL y al MEP las que precipitaron algo de intranquilidad. Incluso cuando esto haya hecho que el BCRA acumule reservas no fue bien percibido. Luego la incertidumbre y un acuerdo inminente con el FMI del que poco se sabe tampoco ayudan a calmar expectativas”.

Mientras tanto, Lorenzo Sigaut Gravina, de Equilibria, hace foco en un punto concreto: “El principal motivo de esta presión sobre el dólar viene de las regulaciones que se introdujeron en el CCL que obviamente redujeron el flujo, es decir la demanda de divisas por parte del sector privado, pero cuando vos tapas una fuga y hay un claro interés dolarizador de los agentes económicos se escapa por otro lado y obviamente esto generó presión en el blue. El fondo del problema es que hay una presión dolarizadora y es muy probable que aumente de cara a las elecciones”.

En lo que respecta al impacto real que podría tener en la economía esta escalada del dólar blue y el incremento de la brecha con el oficial, Letcher, de Cepa, es contundente: “No debería tener un impacto en los precios del mercado interno. No hay ninguna duda que la formación de precios se realiza al dólar oficial, claramente nadie produce comprando con el dólar blue, con lo cual si alguno quiere llevar a precio la variación del dólar blue es básicamente una avivada”.

A su vez, Rajnerman adelanta explica: “El impacto que tiene el dólar blue en la economía real es acotado. En ese sentido en octubre del año pasado cuando se había disparado a $200, la inflación estaba en la zona del 3%, que era un valor alto pero no tanto. En este marco, cuando el tipo de cambio informal bajó la inflación se aceleró, lógicamente no por la baja del dólar sino por otros motivos pero se aceleró, así que esa correlación es floja y no tendría que tener un impacto en la inflación”.

Por otra parte, Guido Lorenzo analiza: “Podría afectar a los precios si se percibe una situación de inestabilidad. El comercio internacional se realiza a dólar oficial, pero en contextos donde uno no tiene claro el valor de reposición de su mercadería, debido a que hay un ‘precio sombra’ del tipo de cambio que sube, así es que podría llevar a remarcaciones”.

Finalmente, en la misma línea Sigaut Gravina detalla: “La brecha entre el dólar oficial y los paralelos cuanto más grande termina teniendo un impacto mayor en el comercio exterior porque es un incentivo a posponer ventas externas y adelantar importaciones porque se percibe que el oficial está relativamente barato respecto a las cotizaciones alternativas”.

- Anuncio -
- Anuncio -

Lo último