18.1 C
Salta
lunes, septiembre 20, 2021

Presiones en la aprobación de la vacuna contra el Covid-19 en Estados Unidos

Lo más leído

La FDA aprobó este viernes la vacuna contra el Covid 19 producida por los laboratorios Pfizer y BioNTech en EE.UU. Sin embargo contexto en el que se realiza esta “aprobación de emergencia” despierta dudas en parte del personal de salud.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por su sigla en inglés) aprobó este sábado la vacuna contra el Covid-19 producida por los laboratorios Pfizer y BioNTech. El anuncio lo realizó el presidente Donald Trump desde sus redes sociales. La noticia fue recibida con alegría luego de que el viernes pasado, le país alcanzara su pico diario máximo de contagios (230.000) y muertes (3300).

EE.UU es el país más castigado por la pandemia de coronavirus del mundo, actualmente suma 293.000 fallecidos, una cifra mayor al total de víctimas norteamericanas en la Segunda Guerra Mundial.

Contexto: algo huele mal en América

Un mesero con barbijo levanta vasos de café descartables de un bar en Estados Unidos

Un mesero con barbijo levanta vasos de café descartables de un bar en Estados Unidos

La noticia sorprendió al mundo, no sólo por la celeridad con la que se aprobó, sino también por el extraño contexto en el que se realiza.

El viernes el presidente Donald Trump apuntó, en su cuenta de twitter, con el jefe de la FDA, Stephen Hahn, y contra el organismo que él comanda. “Mientras inyecté dinero, la muy burocrática FDA, todavía es una tortuga grande, vieja y lenta. Saquen las malditas vacunas AHORA, Dr. Stephen Hahn. ¡Déja de jugar y empieza a salvar vidas”, exigió el mandatario públicamente.

Al día siguiente, la FDA informa que el comité asesor, encargado de evaluar los informes presentados por Pfizer y BioNTech, dictaminó que los beneficios que podría producir la vacuna son mayores que los perjuicios. Con esta extraña conclusión, la FDA decide dar luz verde a la distribución del medicamento.

Esta situación permite señalar dos cosas, por un lado, que el presidente no sabía en qué instancia se encontraba la aprobación de la vacuna, sino, no tendría sentido su exigencia pública al jefe del organismo. O, por otro lado, que la FDA y su comisionado se vieron obligados a acelerar la aprobación. Las dos posibilidades despiertan alarma.

Ahora son los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) de cada uno de los 50 estados quienes decidirán cómo y quienes se aplicarán las vacunas. Si bien Estados Unidos cuenta con un fuerte sistema de distribución, el territorio es muy grande y la vacuna exige un riguroso sistema de conservación a menos 80 °.

Además la semana pasada, el secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar, dijo a ABC News que alrededor de 20 millones de estadounidenses deberían estar vacunados para fin de mes, 50 millones para finales de enero y al menos 100 millones de personas deberían estar vacunadas para fines de febrero. Sin embargo, al día de hoy todavía no hay información oficial sobre la cantidad de dosis con las que se cuenta, ni la cantidad de vacunas recibirá cada estado. Según New York Times, se estima que desde el laboratorio que Pfizer tiene en Michigan, saldrán este domingo solamente 2,9 millones de dosis.

Otro dato político que atraviesa este anuncio, es que hoy la Corte Suprema de Justicia nacional rechazó la demanda presentada de Texas, pero patrocinada por Trump, junto con otros 20 estados republicanos, en la que se solicitaba anular 10 millones de votos de otros 4 estados donde los demócratas resultaron ganadores. El motivo del rechazo es que la demanda no posee sustento jurídico. De esta manera, la justicia nacional, da una clara señal en contra de las pretensiones del saliente presidente, de judicializar el resultado de las últimas elecciones.

Diversas fuentes de salud señalaron que la vacunación que comenzaría el lunes no tendría un impacto inmediato en el corto plazo. El proceso de vacunación llevará muchos meses y cada uno de las personas deberá recibir la segunda dosis, a los 20 días, para poder ser contabilizada como una persona inmunizada. Además también señalan que, el modo en que la FDA se cubre las espaldas al momento de hacer esta “aprobación de emergencia”, deja la responsabilidad de las posibles consecuencias, a los 50 estados federales y en las personas que reciban la vacuna.

- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Lo último