18.1 C
Salta
lunes, septiembre 26, 2022

Sáenz: “Que la clase dirigencial política no dure eternamente en los cargos”

Lo más leído

El gobernador participó de la sesión preparatoria de la Convención Constituyente. La presidencia de la Convención Constituyente recayó en Antonio Marocco.

La provincia de Salta comenzó un proceso histórico donde va a tratar una reforma parcial de la Constitución -solo se van a modificar 11 artículos-. Ayer se dio inicio a la sesión preparatoria de la Convención Constituyente que tendrá la misión de reformar la Carta Magna. En este primer encuentro se eligieron las autoridades y juraron los convencionales electos.

La presidencia de la Convección recayó en el vicegobernador Antonio Marocco, mientras que la vicepresidencia primera quedó en manos de Amelia Acosta, la vicepresidencia segunda en Guillermo Martinelli, y la vicepresidencia tercera en María Tusnelda Castañares.

El gobernador Gustavo Sáenz participó en el recinto de sesiones de la Legislatura provincial y destacó que el espíritu de la reforma de acuerdo a lo normado por la Ley 8.239, “es lo que la gente quiere: limitar a la política, que la clase dirigencial política no dure eternamente en sus cargos”. “Hace más de diez años, como senador, presenté un proyecto que tenía que ver con la limitación de los mandatos de los tres poderes y que hoy día podamos estar inaugurando esta Asamblea Constituyente me emociona. Eso es un pedido de la gente, de los pueblos que uno ha recorrido. El espíritu que tiene es el que la gente quiere, que no haya intendentes eternos, senadores eternos, diputados eternos sino que tengan ocho años y que vuelvan a su casa o que hagan política desde otro lugar”, remarcó.

Para Sáenz, esta reforma le “hace bien a la democracia” y va a significar “un salto institucional muy grande” que se va a poder ver en los próximos años sobre todo en aquellos pueblos más chicos donde “no estarán siempre los mismos” y que la limitación en los mandatos podrá permitir la alternancia, “el oxígeno en la política”.

Con respecto a la elección de los jueces, Gustavo Sáenz comentó que le gustaría que haya una comisión bicameral integrada por diputados y senadores que puedan acordar y darle el acuerdo.

“En definitiva, los 60 constituyentes tienen la gran responsabilidad de mejorar la calidad institucional en los tres poderes, pero por primera vez y que quede absolutamente claro se está limitando a la política, que es lo que la gente quiere”, afirmó.

Antonio Marocco, quien finalmente se quedó con la presidencia de la Convención Constituyente, afirmó que la reforma se va a ceñir a lo que está estipulado por la ley. En cuanto a los mandatos legislativos, el vicegobernador comentó que es un tema que se está conversando en los bloques, donde hay distintas posturas y posiciones y todas son respetables.

“Yo me quedo con (Joe) Biden y con (Ted) Kennedy, 30 y 47 años de legisladores respectivamente. Los legisladores no son vitalicios, los elige el pueblo. Lo que nosotros anunciamos es que en esta Constitución no va a haber ningún cargo vitalicio, pero hay que distinguir lo que es vitalicio de lo que es reelegible”, remarcó.

Tratamiento

El convencional constituyente Fernando Lardíes comentó a El Tribuno que desde su bloque están pidiendo que la Convención comience después de las elecciones del 14 noviembre. En particular, el elegido de Juntos por el Cambio+ remarcó que el punto que más le interesa es la elección de los jueces de la Corte y la Auditoría porque la “verdadera independencia” del Poder Judicial radica en la forma de designación de sus miembros. “Nosotros proponemos que sean elegidos por concurso público de antecedentes y oposición sin injerencia del Ejecutivo porque el gobernador, como controlado no puede estar designando al controlante”, destacó.

Rogelio Nerón, convencional por Santa Victoria Este, expresó que espera que en la Convención “haya un punto” que beneficie a los pueblos originarios. “Esa es la preocupación que tenemos nosotros porque lamentablemente es como si no existiríamos. Eso es lo triste. Es una linda oportunidad parar trata de expresarme. Si habría un juez o algún legislador que entiende mi dialecto, yo tendría mucho para decir porque el castellano me cuesta. Ojalá que los convencionales agreguen algo para el bienestar de nosotros”, finalizó.

- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Lo último