Tras el canje, el Tesoro busca renovar más de $300.000 millones, casi todo en manos privadas

Se trata de la primera licitación después de la conversión del 9 de marzo. El Ministerio de Economía confía en obtener un buen resultado. Ya se analizan alternativas para enfrentar los vencimientos del segundo semestre, en su mayoría intra Estado.

El Ministerio de Economía tratará de conseguir fondeo este miércoles por más de $300.000 millones en la primera licitación de deuda en moneda local tras el canje del 9 de marzo con el cual pudo superar el corto plazo y estirar el horizonte de vencimientos a 18 meses.

Funcionarios de la Secretaría de Finanzas consultados por Ámbito dijeron que confían en que van a conseguir un buen resultado con la operación en la cual casi la totalidad de los bonos están en manos privadas.

Después del canje de hace 10 días quedaron vencimientos para marzo por unos $600.000 millones. Los bonos de este mes que se pusieron a disposición de los inversores fueron los que tuvieron menor nivel de adhesión, de apenas un 20%. En el Palacio de Hacienda señalan que es “un monto importante” lo que hay que renovar.

Ahora, buscarán tantear el ánimo del mercado con un par de opciones de largo plazo: se trata de dos bonos duales a febrero y abril del 2024, dos opciones que ya entran en el período del próximo gobierno.

En el mercado el resultado de la operación de conversión dejó algunas dudas. Tuvo un grado de aceptación del 58% contra expectativas previas del 60% al 65%. Si bien estuvo un poco debajo de lo esperado, la operación permitió descomprimir $4,3 billones, al pasar de $7,5 billones en el segundo trimestre a poco menos de $3,2 billones. El monto es claramente mayor a lo convertido en las operaciones de canje previas ($0,9 y $2,9 billones en las operaciones de noviembre y enero). Y además, se logró renovar a un año y medio, contra un promedio de tres meses anteriores.

Por otro lado, Finanzas ya comenzó a analizar alternativas para despejar los vencimientos del segundo semestre que en su mayoría (60%) están en manos de agencias y empresas del propio estado nacional. Fuentes del Palacio de Hacienda confirmaron que una de las alternativas en estudio es una operación de conversión con nuevos bonos con vencimiento entre 2026 y 2027. La deuda pendiente en la segunda mitad del año es equivalente a u$s34.103 millones, y con un nuevo canje se buscaría ordenar la curva de los bonos en pesos para darle mayor seguridad y certeza al mercado.

Como elemento negativo en el actual contexto aparece el deterioro de la situación fiscal del Sector Público Nacional (SPN), algo no está bien visto por los operadores. Si se agrega que también hubo que postergar hasta el 31 de marzo el pago de u$s2.700 millones al FMI que vencía esta semana, hasta que el Board active un desembolso de u$s5.300 millones para poder pagar sin afectar demasiado las reservas.

En esta oportunidad el Tesoro ofrece una LELITE al 21 de abril de 2023, solo para fondos comunes con una tasa anual nominal del 72%, lo que implica un incremento de 300 puntos respecto de la anterior licitación. También propone una LEDE al 30 de junio y otra al 31 de julio 2023, una LECER al 18 de julio y otra al 18 de septiembre. El mercado estima que la letra ajustable por inflación que vence el julio podría colocarse a entre 3,25% y 3,75% de acuerdo con lo que cotizan esos instrumentos en los mercados secundarios mientras que la letra con descuento de junio estaría rindiendo entre 126% y 136,5%,

Según señala en un reporte Portfolio Personal Inversiones (PPI), los bonos duales que se entregaron en el canje de deuda no despertarían mucho interés. “En el mercado secundario, estaban rindiendo devaluación más 2,3% y 3,7%, respectivamente”, seña PPI.

fuente: Ambito

COMENTAR

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí