16.7 C
Salta
sábado, septiembre 25, 2021

Un año que termina muy complicado para comunas de San Martín

Lo más leído

Salvador Mazza y Aguaray pasan por su peor momento político y social.

Isidro Ruarte es el histórico intendente de General Mosconi, uno de los municipios con mayor índice de desocupación y donde los conflictos por el reclamo de fuentes de trabajo, de obras menores para contener a los cientos de desocupados son una constante. Pero, contrariamente a lo que cualquiera pensaría, son los empleados municipales una especie de privilegiados porque tienen los sueldos más altos de la provincia. Isidro Ruarte, quien fue electo intendente por primera vez en 1991, recordó que “en estos 30 años han pasado otros intendentes, alguno no pudo completar el mandato, yo mismo fui intervenido porque desde la privatización de YPF este municipio se convirtió en el centro de los conflictos. En este que será mi último mandato la situación estuvo un poco más tranquila pero la pandemia nos dio un golpe artero”.

Vespucio, lugar mágico

Uno de los proyectos en el que el municipio trabaja desde hace dos años es el de Vespucio lugar mágico. “Tenemos toda la fe que ese proyecto sea una realidad y si eso se concreta sería la primera vez después de 30 años y desde la privatización de YPF que se hace una inversión importante en Vespucio”, dijo Ruarte.

Ruarte precisó que en cuanto al pago de salarios “es un tema que está totalmente asegurado. Los municipales de Mosconi son privilegiados por que hay sueldos de hasta $130.000”.

Salvador Mazza, convulsionado

La localidad de Salvador Mazza está lejos de encontrar tranquilidad, situación que arrastra desde hace tres semanas cuando vecinos de algunos asentamientos cortaron el ingreso a la localidad a la altura del puente Guandacarenda para reclamar por el deficiente servicio de agua. Esto afectó el comercio internacional. También exigían los vecinos la restitución de esas hectáreas ocupadas en su mayoría por familias de doble nacionalidad. La semana anterior fueron vecinos de algunos barrios y asentamientos que reclaman lo mismo: el agua que no llega. Ayer miércoles y como siempre sucede en estos casos comenzaron a tallar en el conflicto las internas políticas y partidarias por lo que unos 50 vecinos directamente pedían la intervención del municipio de frontera. En la mañana de ayer el presidente del ente regulador de los servicios públicos de la provincia se reunió con los concejales para darle a conocer el plan de obras para Salvador Mazza.

Rubén Méndez, intendente de Mazza, precisó que “el 2020 ha sido un año muy difícil porque estando en el Pórtico Norte de la Patria éramos los salteños que más riesgo teníamos de contagiarnos, al punto tal que fue el primer municipio del norte en registrar enfermos de COVID-19. En el tema sueldos estamos bien, pudimos responderle a los trabajadores y a los gremios. En cuanto a obra pública, en Salvador Mazza se han concretado la perforación de pozos para abastecer de agua a la localidad, pero la situación ha sido tan difícil en el 2020 que la obra pública es lo que menos se ha movido”.

Embarcación, en obras

El municipio de Embarcación fue en estos meses de pandemia uno de los pocos que pudo llevar adelante una serie de obras como cordones cunetas, pavimentos e iniciar la refuncionalización de un amplio predio que perteneció a Ferrocarriles Argentinos en el que funcionará un centro cultural.

El médico Carlos Funes, quien el 10 de diciembre pasado asumió al frente de la intendencia después de 18 años de gestión de Alfredo Llaya, consideró que “todo estuvo signado por la pandemia por lo que los proyectos quedaron relegados”. Funes fue diagnosticado positivo para COVID-19 y se reincorporó recientemente al trabajo. Funes lamentó: “No hemos podido concluir la obra del natatorio por lo que es difícil que este año pongamos en actividad esas instalaciones”, y agregó: “No hemos tenido inconvenientes con el pago de las obligaciones salariales y vamos a terminar el año pudiendo cumplir con el pago”.

Aguaray, en el caos

Hasta últimas horas de ayer el municipio de Aguaray seguía en un paro total de actividades después de prácticamente 10 días a consecuencia del reclamo salarial que realizan los trabajadores de esa comuna intervenida, liderados por el dirigente sindical de ATE Fermín Hoyos.

Aguaray vivió un año absolutamente atípico desde prácticamente dos semanas después de que al frente de esa comuna asumiera el exintendente Enrique Prado, actualmente detenido por el robo de caños del gasoducto del NEA. El 23 de diciembre de 2019 Prado firmó una resolución sin darle participación al Concejo Deliberante, autorizando que una empresa privada retire 35 kilómetros del GNEA cuya obra se encuentra suspendida por un litigio entre la constructora Servicios Vertúa y el Gobierno de la Nación. La maniobra que fue develada por El Tribuno terminó en la detención de Prado y de varios otros involucrados en la causa federal.

En noviembre pasado llegó a Aguaray el interventor Adrián Zigarán. Pero desde el lunes pasado los trabajadores municipales permanecen en paro total de actividades reclamando sueldos atrasados y mejoras salariales.

- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Lo último