22 C
Salta
jueves, octubre 6, 2022

Un domingo negro para el Gobierno: perdió en gran parte del país

Lo más leído

 El oficialismo se vio sorprendido por un duro y crudo revés electoral en todo el país.  Hay luces de alarma en el Gobierno, que podría perder el quórum en el Senado.

El Gobierno sufrió anoche un ruidoso tropezón en las PASO, ya que perdió en casi todo el país, incluida la estratégica provincia de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y Mendoza, y de confirmarse el escrutinio provisorio, luces de alarma se encenderán especialmente en el Senado, donde el Frente de Todos podría quedarse sin “quórum propio”.

Ayer, en el marco de unos comicios atípicos con motivo de la pandemia de coronavirus por la que transita el país, mordió el polvo la estrategia electoral que impulsó el oficialismo durante la campaña proselitista, apostando a una polarización extrema con Juntos por el Cambio (JxC), y la gestión del presidente Alberto Fernández definitivamente desaprobó el examen al cabo de dos años de labor en la Casa Rosada.

La principal fuerza política de la oposición, comandada por el exmandatario Mauricio Macri en el ámbito nacional y por el alcalde porteño, Horacio Rodríguez Larreta, en el área metropolitana, se imponía ayer en la Ciudad y en la provincia de Buenos Aires, en Santa Fe, Córdoba, Mendoza, Jujuy y Corrientes, pero también en La Pampa, Entre Ríos, Chaco, Chubut, Misiones, Tierra del Fuego y el terruño kirchnerista de Santa Cruz.

También en San Luis, una alianza de la que formó parte el PRO, aunque no el radicalismo, le permitió a la oposición vencer en las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO), con vistas a las elecciones generales (legislativas) del próximo 14 de noviembre.

El principal golpe a la mandíbula, de todos modos, el Frente de Todos (FdT) lo recibió en territorio bonaerense, allí donde por momentos la vicepresidenta y jefa de ese espacio, Cristina Fernández de Kirchner, se “cargó al hombro” por momentos la campaña y ubicó a su hijo Máximo Kirchner, con un perfil sumamente combativo, al frente de la estrategia electoral.

A medida que la imagen de Fernández se deterioraba en distintas mediciones con miras a las PASO, de igual modo que caía su respaldo en encuestas sobre valoración de gestión, en especial tras el duro golpe que significó para el Gobierno el escándalo por las fiestas sociales en la Quinta Presidencial de Olivos en plena cuarentena en 2020, el oficialismo fue radicalizando su discurso proselitista y apostando por la confrontación.

Si el objetivo era, además de consolidar a su núcleo duro de votantes, evitar la fuga de desencantados hacia otras ofertas electorales o bien seducir a los indecisos en los días previos a los comicios, está claro que el plan del FdT falló, por lo que el Gobierno indefectiblemente deberá primero asimilar el impacto y luego replantear su estrategia con vistas a noviembre.

No da la sensación de que el oficialismo tenga mucho margen para mejorar su desempeño en los comicios generales, por ejemplo en la provincia de Buenos Aires, si la crisis económica que damnifica hoy a amplios sectores de la población no concede una tregua en un cortísimo plazo.

Habrá que ver cómo el Gobierno reacciona a este tropiezo electoral -¿se producirán cambios en el Gabinete?- y de qué manera se absorbe el golpe puertas adentro en la coalición oficialista, tomando en cuenta que las cabezas de lista tanto en la Ciudad (Leandro Santoro) como en la provincia de Buenos Aires (Victoria Tolosa Paz), especialmente, son dirigentes designados por el presidente Fernández.

De confirmarse este resultado, luces de alarma se encenderán por cierto en el Senado para el FdT, ya que correrá serio riesgo de perder el “quórum propio” por sus derrotas en Córdoba, Mendoza, Santa Fe, La Pampa, Corrientes y Chubut: seis bancas menos podría llegar a tener (35 en total, cuando se necesitan 37 para iniciar formalmente una sesión).

En tanto, más allá del éxito que consiguió ayer JxC, al pintar de “amarillo” más de la mitad del país, tampoco este resultado electoral debe interpretarse como un cheque en blanco de parte de la sociedad con vistas a noviembre.

El Presidente admitió la derrota y la atribuyó a “errores”

El presidente Alberto Fernández admitió anoche la derrota electoral y se la atribuyó a “errores” que cometió el Gobierno y a “demandas que no ha satisfecho” en la sociedad.
“Nada es más importante que escuchar el pueblo, cuando el pueblo se expresa lo acatamos”, resaltó el jefe de Estado en el búnker de Chacarita.
Junto a la vicepresidenta Cristina Kirchner en el escenario, Fernández expresó: “Evidentemente algo no habremos hecho bien para que la gente no nos acompañe”.
“(El resultado) lo escuchamos con respeto y mucha atención. Hay errores que hemos cometido, y hay una demanda que no habremos satisfecho en los votantes”, subrayó el mandatario nacional.
En ese marco, el Presidente consideró a las PASO como una “enorme encuesta”, y agregó: “Para nosotros son un dato que vamos a considerar”.
“Hemos hecho un enorme esfuerzo en este tiempo. Todos los que estamos aquí escuchamos con respeto y mucha atención”, enfatizó Fernández, y agregó: “De los errores aprendemos”.
En otro tramo de su discurso el Presidente puntualizó: “Todos los que estamos aquí solo queremos la felicidad de nuestro pueblo. Evidentemente lo hecho no ha sido suficiente. No nos han acompañado del modo en que hubiéramos querido que nos acompañen”.
“A partir de mañana vamos a trabajar para que en noviembre los argentinos nos acompañen. Seguimos convencidos de que estamos frente a dos modelos de país: un modelo que a todos incluye y un modelo que a millones deja al costado”, subrayó.
Además, el Presidente afirmó que van a “trabajar a partir de mañana denodadamente para escuchar las demandas y satisfacer las necesidades” de los argentinos.
“A los militantes les pido que mañana mismo salgan a hablar con sus vecinos. No perdamos un día. La campaña acaba de empezar y en noviembre tenemos que ganarla, porque tenemos un compromiso con la Argentina. El país necesita no volver atrás, lo que más necesitamos es avanzar”, enfatizó.
En otro tramo de su discurso, que se extendió por 10 minutos, Fernández agradeció a los precandidatos del Frente de Todos en la Ciudad y la provincia de Buenos Aires, por “el esfuerzo que han hecho”.

- Anuncio -spot_img
- Anuncio -spot_img

Lo último